Para contactarnos, haga clic en Temas científicos
Inicio

Para contactar nos

La Libertad es en Canaan

El Efecto Bumeran

Ciencia y Fe


¿Cuál es nuestro objetivo?

La Transición Exitosa

Francia y Dios


Los órganos genitales femeninos

  Leer con la música

El Holodomor, este holocausto

El Libertador de Israel

Sitios Amigos

Capítulo previo Inicio del libro Capítulo siguiente Capítulo siguiente Alto

CAPÍTULO 5


El modo de funcionamiento por amor, complementario al de la iglesia en las democracias


5 - 1 De la semejanza a la libertad en la complementariedad, y no al liberalismo


Si cada etapa de la evolución espiritual humana nos trae un poco más de comprensión, es innegable que cualquiera hoy, que habría estado en el lugar de Adán y Eva, ciertamente no lo habría hecho mejor. Por eso es importante alegrarnos por el progreso ofrecido por Dios en Jesucristo, y poner toda nuestra fe en él, para que Él pueda dotarnos del Amor divino que Él puso a nuestra disposición en esta tierra, en un momento en que el humano lo crucificó entre dos ladrones.

Sin este Amor imparcial, la base comparativa entre nuestro sistema emocional y la conciencia en nuestra genética, de hecho, no puede aportar el verdadero valor de buena toma de decisiones hacia los demás. El amor todavía egocéntrico en la programación que genera cualquier acción desde el cerebro, requiere de hecho un modo de operación por dominación, apuntando a la acción correcta de acuerdo con la palabra de Dios, lo que implica el amor en segundo grado. Esto hace que la precisión que se le otorgue sea aún más difícil, ya que se debe aplicar una corrección bastante fuerte para dirigir el amor egocéntrico inicial hacia el Amor divino. Si el Espíritu Santo recibido en el corazón trae por consiguiente una facilidad para orientar nuestro cociente emocional hacia un cierto afinamiento del respeto por la Palabra de Dios, visto que debe tener en cuenta dos correcciones simultáneas, esto lleva a priorizar una más que la otra. Esto genera una cierta ambivalencia de la que es casi imposible sacar una precisión para cada uno de ellos, sin dar una cierta parcialidad a nuestras motivaciones para las acciones, teniendo que utilizar las programaciones antiguas. Si esto es cierto en nuestras acciones reflexivas, es aún más sorprendente en nuestras reacciones espontáneas, y esto es lo que el bosquejo esquemático en el capitulo 9 intenta resaltar. Sin entrar en una demostración sobre este tema, nuestros análisis desaparecen del circuito de nuestro cerebro seleccionando y refinando el tipo de acción a utilizar, lo que trae a la acción resultante una incidencia mucho más marcada del amor egocéntrico en el que fueron programadas, por falta de capacidad de corrección en la finalización de la acción seleccionada. Si nuestro cerebro es en esto una computadora maravillosa, el hecho es que la incomprensión de sus errores por parte de la persona en cuestión, se multiplica con cada etapa adicional de cálculo que su cerebro hace, para traducir en acción desde su cerebro, cualquier emoción percibida del Espíritu Santo en su "corazón". Después de varias capas de ajustes sucesivos del cerebro, esto lleva a la persona interesada a no ser capaz de comprender, tanto sus motivaciones de acción como sus exámenes de conciencia, lo que lo lleva a reemplazar por prejuicios, proviniendo de su enseñanza, lo que Dios querría traerle mejor, a través del Espíritu Santo.

Dios no es un Dios que nos pide que simplemente nos pongamos de su lado, y por eso es importante no perder de vista el objetivo divino, llevar a la humanidad un modo de funcionamiento por Amor a través del Espíritu Santo, para no condenar las andanzas del ser humano en su búsqueda de este Amor, hacia el cual Dios conduce a la humanidad hoy. El amor a la naturaleza divina está totalmente desprovisto de egocentrismo, lo que podemos tomar conciencia a través de toda la creación divina, y es la razón por la que es la única base comparativa que permite a nuestro sistema emocional una comparación justa con nuestros datos genéticos, ellos mismos creados por Dios. Es a la adquisición de este Amor que Jehová Dios hace que la humanidad trabaje, para que este Amor pueda llevar cada acción con precisión en la finalidad de los tiempos, donde lo mejor de nuestro amor inicial puede producir hoy solo una dimensión humanista ya muy loable, pero completamente insuficiente. El que está convencido de que siempre ha sido guiado por el Amor divino se engaña a sí mismo, y es en esto que pone en peligro a quienes lo siguen en sus presunciones, a pesar de su posible elocuencia. La interpretación de su "amor" puede entonces llevarlo de un extremo al otro, según el valor que da al amor en relación con el valor humano a través de su enseñanza y su percepción del Espíritu Santo, porque incluso si las acciones que emergen de su construcción psicológica pueden estar cerca del Amor divino, la naturaleza original de estas acciones sigue siendo solo egocéntrica, corregidas en lo mejor que pueden.

Por lo tanto, si queremos poder salir de la tutela de Satanás, o evitar seguirlo el día en que se proyectará en la tierra, ya sea hoy o mañana, es absolutamente fundamental no excluir la categoría de personas utilizadas por Dios en esta búsqueda del Amor divino, que es la sociedad democrática, complementaria a la Iglesia, las cuales ambas forman la "Iglesia".

Esto es lo que hemos llamado "la segunda etapa" en el tercer capítulo, porque este tiempo es el tiempo durante el cual nuestro Creador colocó a Jesús para reescribir la parte programada en el lenguaje de la vieja lógica en nuestro cerebro, como está escrito en hebreos 10-16. Esta toma de conciencia de la necesidad de una reescritura no puede, sin embargo, hacerse, como acabamos de ver en el capítulo anterior, si las dos entidades complementarias funcionan de manera idéntica, en un modo de funcionamiento por dominación, entre el hombre y la mujer en la pareja, o a nivel colectivo, entre la iglesia y la sociedad. Es por eso que, en este modo de funcionamiento por amor, en la búsqueda del Amor divino, el más fuerte en el respeto de la ley es utilizado por Dios para llevar su complementariedad a los más débiles a este respecto, pero fortalecido en esto en adaptabilidad hacia el Amor divino.

Bien utilizada según la palabra de Dios, esta mejor adaptabilidad permite a Jesús reescribir las partes ya programadas, lo que firma entonces la muerte gradual de esta vieja lógica en nuestro cerebro, y Dios ya no "recuerda" nuestro "pecado original".

Si esta "muerte" ya es perfectamente verdadera, con respecto a nuestra salvación, a través de la cobertura de todo pecado que trae la obra de Jesús, esta reescritura nos lleva en la progresión de la perfecta "Libertad" ofrecida por Cristo. La salvación es una cosa, pero no debe confundirse con la Libertad en el Amor divino, que Jesús ya ofrece en esta tierra, reescribiendo los elementos programados en nuestro cerebro. Estos elementos programados corresponden a la mente en el cerebro límbico y los sentimientos del neocórtex, que bíblicamente se llaman alma, cuando se les agregan los análisis cerebrales.

El bautismo del Espíritu Santo, que es la primera etapa que posiblemente conduce a recibir esta reescritura un día, ciertamente trae la cobertura perfecta de nuestro pecado original y de todos los demás, pero solo gracias a la confianza que Jehová Dios pone en Jesús, para hacernos un día como él. Se abre en esto la libertad perfecta para trabajar por nuestro perfeccionamiento, porque sin esta libertad, nuestro cociente emocional se vería obligado a continuar corrigiendo eternamente nuestro amor aún egocéntrico, para que la acción resultante sea lo más coherente posible con la palabra de Dios, bajo pena de represalias. Es también en esto que la verdad nos hace libres, porque si la Verdad es la Palabra de Dios, debe ser vivida en la verdad individual, para dar buenos frutos. Es, por tanto, el error individual, en relación con la Verdad de la palabra de Dios, por pequeño que sea este error, el que se convierte en el motor de la conciencia de nuestra mala construcción inicial en relación con el Amor divino.

Requiere, por lo tanto, una sinceridad completa de la persona interesada, en la humildad de estar dispuesto a creer que su sinceridad no es necesariamente la verdad según Dios, sin aceptar dejar un ápice de su vida a Satanás, para ocultar este error, con el fin de decirse liberado y estar satisfecho con una verdad a medias que se volvería coja a sus ojos. El respeto de una buena conciencia ante Dios es, por lo tanto, la fuerza motriz, porque es querer tomar conciencia del momento en que estamos atrapados, no en la introspección personal, que nos mantendría en el miedo a la lógica carnal, sino en la confianza en el Espíritu Santo para abrir nuestra comprensión para no dar razón al error, en una disposición total a rechazar lo que Satanás ha creado en nosotros que es falso. Es entonces nuestra comunión con el Espíritu Santo la que nos lleva un día a dar a Jesús la oportunidad de reescribir en la naturaleza divina la programación inicial realizada, tanto en la adolescencia como en el nacimiento. Si lo decimos en el sentido opuesto a la historicidad de estas programaciones, es porque el sentido de la reescritura sólo puede hacerse por la perseverancia de la persona interesada para trabajar en comunión con el Espíritu Santo, sobre los sentimientos que están llamados a corregir el espíritu básico. En el curso de esta obra, llega un día en que la parte alcanzada es la base inicial de la mente programada al nacer, sobre la cual se construyó toda nuestra dependencia de Satanás, y esto es lo que propone hebreos 10-16.

Es en esto que el bautismo del Espíritu Santo es tanto una primera etapa como una finalidad para nuestra salvación, porque tan pronto como se sustituye el Santo Espirito a la lógica inicial bajo tutela en nuestro "corazón", somos perfectamente salvos y cuidados por Jesús para conducirnos primero hacia el respeto de la palabra de Dios, a través del desierto de nuestros sentimientos. En la segunda fase, que normalmente notable a los ojos de la persona interesada, Jesús conduce a la verdadera libertad, que quiere llevar a cada ser humano, para permanecer en él, mientras hace que su sistema emocional sea idéntico al suyo. Jesús ya no tiene en eso que cubrir ante Dios los errores de apreciación vinculados al egocentrismo inicial de la persona y esto es entrar hoy en la dimensión de la Esposa y ya no sólo en la de la Iglesia.

Esta es la libertad que Dios quiere dar en Jesucristo a toda la humanidad, para que todos puedan llegar a amar a su prójimo como a sí mismo, ya en esta tierra, sin dejar el buen respeto por la Palabra de Dios.

Lo principal que hay que recordar para comprender la utilidad de esta nueva fase de aprendizaje, que Jehová Dios pone ante nosotros en Jesucristo, es el cambio en el modo de operación impuesto por el uso de la programación, que se convirtió en de naturaleza divina después de su reescritura, por lo tanto, ya no debe dominarla de ninguna manera, para obtener el resultado correcto. El cociente emocional obviamente permanece útil después de esta reescritura, para desencadenar cualquier forma de acción, pero la reprogramación que se lleva a cabo en el lenguaje del Amor divino y los valores de la palabra de Dios, la ambivalencia generada por las correcciones del sistema por dominación ha desaparecido, abriendo a la persona esta perfecta libertad para amar a su prójimo como a sí mismo, sin siquiera el pecado original.

Ucrania,

Revelaciones sobre nuestras democracias