Para contactarnos, haga clic en Temas científicos
Inicio

Para contactar nos

La Libertad es en Canaan

El Efecto Bumeran

Ciencia y Fe


¿Cuál es nuestro objetivo?

La Transición Exitosa

Francia y Dios


Los órganos genitales femeninos

  Leer con la música

El Holodomor, este holocausto

El Libertador de Israel

Sitios Amigos

Capítulo previo Inicio del libro Capítulo siguiente Capítulo siguiente Alto

CAPÍTULO 3


Las dos "lógicas" espirituales: la mente bajo tutela, para dominar el instinto, o el Espíritu Santo, para autogestionar la conciencia.


A riesgo de repetirnos un poco en los próximos capítulos, nos parece importante comenzar por familiarizarnos con lo que esta charla puede aportar complementando la enseñanza de la "Iglesia de Cristo" al sujeto del Espíritu Santo ofrecido por gracia en Jesucristo.  

Con este objetivo, seremos llevados a usar expresiones de origen no espiritual, que nos esforzaremos por simplificar tanto como sea posible. En esto usamos aquí el nombre común "lógico", más utilizado en el lenguaje cotidiano que la palabra software, aunque esta última quizás sería más apropiada para la descripción de ciertas funcionalidades de nuestro cerebro. De hecho, es su complejidad lo que enmascara de nuestros ojos el impacto de estas "lógicas" y nos lleva a una interpretación espiritual a menudo incompleta en relación con el Espíritu Santo.

El sentido en que aquí se usa la palabra lógica no representa una ideología simple que podemos hacer coherente a voluntad, como algo que seria "lógico", porque se usa en el sentido de un concepto que produce una acción resultante, relativa a un contexto dado y que se hace eco al tipo de lenguaje utilizado para su propia construcción.

Si hay una "herramienta" con la que los informáticos están familiarizados, son los lenguajes de diseño de cualquier forma de "lógica", porque son decisivos para producir el resultado final deseado.

Las dos lógicas de las que vamos a hablar son para la primera, aquella con la que el "corazón" del homo sapiens fue dotado tan pronto como fue implantado en esta tierra por nuestro Creador, mientras que la segunda "lógica" es la de la naturaleza divina del Espíritu Santo. Esto es accesible a través de la obra de Jesús en la Cruz y luego reemplaza al primero en el "corazón".

Estas dos lógicas tienen la misma vocación, mantener lo más posible al humano en el respeto de su vocación genética, pero como la primera no era muy precisa, porque concebida sobre los valores del amor egocéntrico del mundo animal al que iba dirigida, Dios le añadió una tutela de reenfoque represivo. En esta lógica, los deseos egocéntricos del sujeto están restringidos por el miedo y el deseo de hacer voluntariamente la voluntad divina está, por lo tanto, totalmente ausente, frente a la necesidad de supervivencia y el miedo de la represión. Es lo opuesto en la segunda "lógica" a través de la cual el Amor divino vino a reemplazar los deseos restringidos con miedo. Esta última "lógica" representa mucho más que una simple lógica, ya que es la Persona del Espíritu Santo, propuesta a quienes desean avanzar plenamente con la ayuda de Cristo, en el respeto voluntario de su propia vocación genética, es decir, en el respeto de la Palabra de Dios a través de los textos bíblicos.

Si una u otra de estas lógicas se implanta en el corazón del embrión humano, primero le proporciona una forma intrínseca de deseo de sobrevivir en el estado embrionario, lo que produce una inicialización consistente con la lógica utilizada en el individuo. Esta produce luego el inicio de un sistema emocional personalizado desde el estado fetal, que se "programa" alrededor del período de nacimiento, antes de producir un sistema correctivo de esta base, mediante el aprendizaje de la infancia, cuya programación se lleva a cabo genéticamente en la adolescencia. La personalización de la lógica en el cerebro es, por lo tanto, representativa, tanto de la genética de la persona como y conforme a la naturaleza de la lógica utilizada para su inicialización.

La percepción sensorial que emerge de una o de otra de estas lógicas se percibe a través de las neuronas que rodean el corazón, y se puede diferenciar de otras emociones, especialmente con respecto al Espíritu Santo. Si la persona interesada sabe discernir y confiar en la lógica alojada en su "corazón", es así influenciada emocionalmente para seleccionar la programación más apropiada en su cerebro, para producir la acción correspondiente a la lógica contenida en su "corazón", de acuerdo con sus propios análisis de la situación encontrada.

Así es como el sistema emocional de Jesús, al haber sido inicializado en la lógica divina y no en la lógica animal con tutela, le dio la capacidad de cumplir la ley divina hasta el punto de morir en la Cruz en obediencia a Dios nuestro Padre, nuestro Creador. Esto lo convierte en el “Hijo de Dios”, porque Su sistema emocional fue diseñado enteramente a partir de la lógica divina del Espíritu Santo. Esta es la razón por la que, desde el primer Pentecostés, puede dotar de esta “lógica” el “corazón” de cualquier persona que se lo pida, si está motivado a seguirlo con toda integridad personal.

Todo ser humano, excepto Jesús, fue y sigue siendo inicializado por la lógica animal egocéntrica, derivada del homo sapiens e incluso cuando Jesús dota del Espíritu Santo, el "corazón" de un humano, este último permanece confrontado con el uso de datos programados bajo la vieja lógica en su cerebro. Si en la vida cotidiana, todos quieren obtener una acción con apariencia divina, están entonces llamados a usar lo que la Biblia llama autocontrol, más conocido hoy como CE (cociente emocional). Así es como todos pueden controlar sus emociones para seleccionar y corregir la programación en su cerebro, esencial para cualquier forma de acción, incluso el lenguaje. Todos pueden entonces obtener rápidamente una equivalencia de acción más o menos justa y más o menos exitosa, a partir de la imagen de Jesús que recibió a través del aprendizaje de la infancia, acentuada por la influencia del Espíritu Santo, sentida externamente en la lógica bajo tutela o internamente desde su "corazón", si es bautizado con el Espíritu Santo.

Si en algunas circunstancias, el resultado obtenido puede convertirse en una equivalencia casi perfecta en relación con la naturaleza divina, no es producido por un sistema emocional idéntico al de Jesús, mientras que su promesa es hacernos semejantes a Él, de "corazón" y mente, según Hebreos 10-16.

Por eso, aunque el primer paso llamado bautismo del Espíritu Santo sea fundamentalmente importante, es la programación realizada en nuestro cerebro por la lógica inicial de la naturaleza carnal, que nuestro Creador quiere reescribir en la naturaleza divina, para hacernos semejantes a Él. Él no quiere sólo educar la vieja lógica, como en los tiempos del Antiguo Testamento, no más que dejar que el Espíritu Santo corrija la vieja programación individual, mediante un mejor uso del cociente emocional, mientras esta programación está desprovista de Amor divino.

Si la primera etapa, del bautismo del Espíritu Santo, sigue siendo indispensable, es sólo una etapa y no una finalidad ante Dios, como ya hemos mencionado en el capítulo anterior. Por eso, después de habernos bautizado con el Espíritu Santo, Jesús no nos pide lo imposible, sino que aprendamos a confiar en Él para que nos deje guiarnos diariamente en las diversas etapas que Él pone ante nosotros. Jesús actúa para que un día le demos la oportunidad voluntaria de reprogramar, cada día un poco más nuestras capacidades de acción en nuestro cerebro. El tiempo y la perseverancia para lograr el resultado correcto ciertamente no serán lo mismo, si simplemente adaptamos nuestra antigua lógica a su palabra, en la presunción de conocimiento, o si vamos tan lejos como para abrir a Jesús los derechos a esta reescritura, volviéndonos a ser como niños pequeños. El resultado tampoco será el mismo, porque la mejor adaptación posible no cambia la "naturaleza inicial", mientras que la reescritura de la parte relevante del cerebro de la persona en cuestión, le da una capacidad de acción de naturaleza divina, que por lo tanto ya no debe " DOMINAR ". Su cerebro ya no se ve obligado a producir una equivalencia de acción en relación con el Espíritu Santo en su "corazón" y este es el interés de confiar totalmente en Cristo.

Jesús vino a cumplir la Ley divina para liberarnos de toda la "lógica inicial / tutor represivo", y es por eso que debemos querer hacer morir tanto como sea posible de estas programaciones animales iniciales, en favor de aquellos reescritos en la naturaleza divina, si realmente deseamos poder hacer la voluntad de Dios en perfecta conformidad con nuestra conciencia.

La espiritualidad no es una cuestión religiosa, porque es la espiritualidad la que construye los cimientos mentales de todos. Por eso es fundamental mirar nuestra lógica inicial bajo tutela a su verdadero valor espiritual, aunque esta espiritualidad es de una naturaleza inferior a la del Espíritu Santo.  

Aquél que se niega a mirar la espiritualidad de su lógica carnal es llevado a luchar contra su propia carne, su propio sistema emocional que él llama "yo". Luego trata de hacerse violencia para dominar, en el mejor de los casos, las incitaciones de sus miedos o codicia, programadas en el lenguaje de su vieja lógica, incluso si no sabe cómo discernirlo. Sin que él lo sepa, su cerebro se acostumbra fácilmente a una corrección algo estereotipada, lo que le da una impresión de libertad para practicar lo que él cree que es la palabra de Dios, incluso si a veces este estereotipo lo lleva a luchar contra la voluntad divina, por falta de discernimiento entre dos situaciones dadas.

Si, por el contrario, esta persona mira esta lógica carnal, como una mala espiritualidad, de la cual sigue siendo responsable del buen uso, puede, en un primer momento, aprender a dominar lo que ha construido en ella, para no abrir derechos represivos al tutor colocado sobre esta lógica.

Durante esta primera etapa, ya sea la pareja masculina / femenina o la pareja iglesia / sociedad, todos están en un modo de operación similar el uno al otro. Esta similitud de operación trae entonces el mejor resultado posible, ya que la antigua programación corregida en el mejor de los casos por su cociente emocional antes de que Dios lleve a esta pareja a un modo complementario de operación. En esta nueva etapa cada uno se utiliza en la vocación que mejor corresponde a su genética, para que esta pareja pueda obtener obediencia a Dios, al menos similar a la que habrían obtenido anteriormente, pero reprogramada lo más posible en la naturaleza divina.

En este segundo tiempo, que Dios sabe llevar en la vida de cualquier pareja que está cubierta por la obra de Cristo en la Cruz y ambos consagrados a Cristo, la mejor estructura espiritual se mantiene entonces en su modo inicial de funcionamiento.  Por lo tanto, éste permanece en la búsqueda de hacer primero la voluntad divina, tratando de agregar tanto amor como sea posible, mientras que el segundo se usa en el modo inverso. Entonces es llamado a priorizar el amor, mientras busca el respeto por la voluntad divina, sin dominar la vieja programación de su cerebro por su cociente emocional. Este nuevo modo de operación lo lleva entonces a tomar conciencia de las confusiones a las que conduce la programación escrita en el amor egocéntrico en su cerebro, contrariamente a sus deseos de un resultado en el Amor divino.

El apoyo del primero, sin concesiones con la palabra de Dios, se vuelve entonces preponderante para participar en su conciencia de la mala programación a la que sus análisis dan injustamente razón, pero es sin embargo la comunión con el Espíritu Santo la que lo dirige hacia la síntesis de sus errores, y es la razón por la que es fundamental que él mismo sea bautizado con el Espíritu Santo. En el camino de esta conciencia, frente a su tentación de pecar y antes de producir error, es por su negativa a usar la vieja acción programada en él, que un día abre a Cristo en el cielo, la capacidad de reescribir el elemento programado de su cerebro. Para esto, debe haber permanecido en todo momento y en toda circunstancia en la presencia del Espíritu Santo, para invocar a Jesús en el momento adecuado, para que coloca en él el comportamiento apropiado en relación con la situación encontrada, reconociendo así que no lo conoce en su verdadera NATURALEZA divina.

Es en esta nueva fase en la que ha entrado la humanidad, que sea individual o colectivamente, y es por eso que hoy estamos presenciando tantas agitaciones en todo el mundo, porque el avance hacia el descubrimiento del Amor divino es la causa, ya que Satanás no tiene acceso a éste.

Desde Jesús, el Espíritu Santo en nuestro "corazón" es confrontado diariamente con el desierto del Amor divino en los elementos ordenantes de toda forma de acción en nuestro cerebro. Esta es también la razón por la cual la Persona del Espíritu Santo es mucho más que una simple lógica, porque de acuerdo con la orientación divina en la que la persona se encuentra en un momento dado, Él sabe cómo influir en ella hacia la corrección de la mala programación, (según la primera fase que acabamos de ver) o conducirla a la única motivación del Amor (si esta persona ha entrado en la segunda fase).

No es casualidad que debemos aprender a actuar en amor antes de que Jesús pueda lograr lo que Él desea reprogramar en nosotros, porque después de esta reescritura, el uso apropiado del Espíritu Santo es contrario al uso apropiado de la lógica bajo tutela. Si Dios no nos enseñara a actuar por amor, hacia Su Amor, usaríamos nuestro cociente emocional para dominar lo que Jesús habría reprogramado en la naturaleza divina y esto sería una abominación a los ojos de Dios. Después de esta reescritura, si el cociente emocional de la persona sigue siendo útil para variar la intensidad de la acción según las circunstancias, permanece en el único registro del cual la Paz divina es el motor, y del cual los miedos han desaparecido. Es por eso que Jesús dice: "Os dejo mi Paz", porque esta Paz sobrepasa toda inteligencia.

Muchos confunden la ideología cristiana con la obra de Dios. De una ideología surge una filosofía a la que todos se adhieren religiosamente de la misma manera, para obtener un consenso societal de acuerdo con la ideología de base, mediante la dominación de su sistema emocional. En contraste, la obra de Dios en Jesucristo está ahí para traer a los seres humanos una espiritualidad de naturaleza divina, afín de que puedan actuar por amor a su prójimo, permaneciendo en total respeto por la Ley divina, para conducirlos hacia el florecimiento de su genética en toda verdad.

Desde Adán y Eva, estamos en un cambio de una lógica a otra y cada etapa trae una nueva incógnita, no percibida hasta entonces.

Por lo tanto, son estas diferentes etapas las que dividen a los más deseosos de cumplir la voluntad divina, porque cada vez levantan su parte de incógnitas, como fue la muerte de Jesús en la Cruz, que abrió la puerta al Nuevo Testamento y la incomprensión del mayor número.

Lo mismo es cierto en la vida de cada uno, porque nacemos a imagen espiritual de Adán y Eva y debemos aspirar a una reconstrucción espiritual a imagen de Cristo. Cada etapa requiere que permanezcamos confiados en las metas de Dios, para que podamos trabajar individualmente y colectivamente para lo que Jesús está preparando, porque hoy no estamos todavía en el séptimo día, durante el cual Jehová Dios descansará, sino solo en la noche antes del amanecer de este nuevo día.

El objetivo final de Jehová Dios en Jesucristo es establecer un reino de "sacerdotes" en la tierra, en el que cada ser humano será dotado con el Espíritu Santo desde su procreación y usará su propia genética sabiamente, en una realización personal que servirá a Dios nuestro Padre y Creador. Si este objetivo no es nuevo, la etapa que la humanidad acaba de superar, a través de la Segunda Guerra Mundial y la restauración de Israel, ha abierto la puerta a la obediencia a Dios, ya no por la dominación de nuestro viejo sistema emocional, sino solo por el amor, para recibir Su Amor en lugar de la antigua programación en nuestro cerebro.

El Amor Divino no puede obtenerse sobre reglas distintas a las de la ley divina dada por Dios a Moisés y ésta es la fuente de todos nuestros conflictos actuales, en los que muchos son los que confunden este Amor con su único amor humanista. Si este amor humanista es ya una enorme ventaja, a nivel societal, es totalmente insuficiente para que todo ser humano sea dotado del Espíritu Santo desde su procreación, visto que se basa en valores humanos, de los cuales las exigencias del respeto genético han sido reemplazadas por la tolerancia del no respeto para poder decir que es similar al Amor divino.

Antes de que el ser humano sea dotado del Espíritu Santo desde su procreación, está entonces necesario que Satanás haya sido proyectado en la tierra, para tratar de hacer reinar la Ley divina, como en su nombre, por la violencia y la falsedad, y luego que sea derrotado por lo que Dios llama "la Iglesia" y que hoy llamamos las "democracias cristianas", trabajando para obtener este Amor divino, ya a nivel individual.

Si algunos de los que pueblan nuestras democracias hoy son llamados a lo largo de sus vidas, a cruzar tantas etapas como sea posible de esta progresión espiritual en el amor, hacia el Amor divino, otros están mantenidos divinamente en la dominación de su antiguo sistema emocional, porque gestionado a lo más cerca posible de este Amor divino, para llevar a las primeras mencionados, el apoyo indispensable para este Amor. Los primeros forman la "sociedad" y los segundos la "iglesia". Forman entre ambos la "Iglesia", de la misma manera que el hombre y la mujer forman la pareja y son uno ante Dios.

Este es el principal tema conflictivo de nuestras democracias, porque si Jesús dijo que es al amor que nos manifestaremos unos a otros, que seremos reconocidos, permanecemos enfocados en la vocación individual de nuestras especificidades, previamente utilizadas por la similitud, más que a sacar partido de estas mismas especificidades en una complementariedad perfecta hacia el descubrimiento del Amor divino.

Es por eso que ahora que hemos destacado el trabajo a realizar para lograr la meta divina, podremos reanudar desde los primeros balbuceos de esta humanidad, a la que todos pertenecemos.

Alto

Ucrania,

Revelaciones sobre nuestras democracias