Para contactarnos, haga clic en Temas científicos
Inicio

Para contactar nos

La Libertades en Canaan

El Efecto Bumeran

Ciencia y Fe

¿Cuál es nuestro objetivo?

La Transición Exitosa

Francia y Dios

Los órganos genitales femeninos

  Leer con la música

Otros temas  espirituales

Nuestros temas  cientificos

Sitios Amigos

LA TRANSICIÓN EXITOSA


7 - El Amor Divino en las naciones, libera a Israel


Si el Amor Divino liberará a Israel, es porque la carga del testimonio puesto por el SEÑOR en el corazón de su pueblo hace seis mil años habrá sido superada por un testimonio divino en el "corazón" humano desde las naciones. Si Dios no puede permitir que se le quite esta responsabilidad a la mujer, la iglesia e Israel, no es que Jesús no logró todo, sino porque la parte que queda hoy es nuestra. Esto no quiere decir que en esta expectativa la actitud de Israel sea irreprochable, al igual que lo es para la mujer y la Iglesia, pero hacer descansar sobre ellas la responsabilidad de tener que traer al mundo la Paz de su Amor divino es hacer responsabilizarlas de lo atribuible a su complemento, que sea individualmente o en grupo.

El cargo de guardar la mejor referencia posible del paso del SEÑOR en la tierra, no podía permitir a Israel realizar la investigación complementaria hacia el Amor divino y es por eso que Dios permitió nunca que Israel reciba a Jesús según la imagen todavía carnal presentada a su pueblo. Ya sea durante la Crucifixión o durante las Cruzadas, entonces habría sido un intento de logro por la lógica bajo tutela y no por el Amor divino en los humanos. En efecto, es fundamental respetar los límites de la lógica bajo tutelada, desde el Espíritu Santo en el “corazón”, para poder algún día acceder a la reescritura del sistema emocional humano en el Amor divino, tanto para el hombre como para el mujer. Intentar imponer a Cristo sobre Israel sin que este resultado se haya producido a través de la Iglesia de Filadelfia, sería como intentar desplazar las bases que el SEÑOR se ha esforzado por mantener sobre Israel y que sería luchar contra el SEÑOR Él mismo.

Todas las guerras libradas contra Israel para influir en el pueblo de Dios en su papel de guardián de estos valores divinos, fueron, y por lo tanto continúan de ser conducidas por malentendidos carnales humanos, incitados a la desobediencia al Espíritu Santo por parte de este tutor.

Desde 1948, si bien la nación de Israel se ha instalado sobre los valores de la Canaán de ayer, para abrir el acceso al Amor divino, ha servido de base XX para otras naciones, al igual que la parte instalada en el este del Jordán sirvió de base para los que iban a conquistar Canaán. Es con Israel como lo fue con Moisés, porque si el SEÑOR no permitió que Moisés entró en Canaán debido a su desobediencia a Dios en Números 20, si miramos más allá de esta desobediencia, esta desobediencia estaba vinculada a las especificidades de Moisés, como es con la mujer y la iglesia. Si sus especificidades permitieran a Moisés llevar a cabo toda la lucha de la salida de Egipto y el desierto, se habrían convertido en un obstáculo para el perfeccionamiento del pueblo de Dios. La exasperación de Moisés, muy humanamente comprensible, le había llevado así a confundir la orden que le había dado el SEÑOR, de golpear la roca con su vara mientras hablaba a esta roca en nombre del SEÑOR y no golpearla dos veces como si por su propio poder o el de esta vara para sacar el agua. Entonces Moisés no trajo el buen testimonio del SEÑOR al pueblo y por eso en el versículo 12 podemos leer: Y el SEÑOR dijo a Moisés y a Aarón: "Porque ustedes no Me creyeron a fin de tratarme como santo ante los ojos de los Israelitas, por tanto no conducirán a este pueblo a la tierra que les he dado.

Ciertamente fue una "sanción" contra Moisés, pero quizás aún más una identificación de sus especificidades fundamentales, que no le habrían permitido actuar por fe, como fueron guiados Josué y Caleb para hacerlo después de la derrota de Hai. Si el SEÑOR lo hubiera utilizado a su favor durante el éxodo de Egipto y durante la conducta en el desierto, la entrada a Canaán habría impuesto un cambio en su modo de operación, por lo que sus cualidades se habrían convertido en un impedimento adicional. Cualquier conquista según el SEÑOR se hubiera vuelto imposible, porque las inmensas cualidades que hasta ese momento Moisés había demostrado, lo hubieran llevado a volver a un sistema autoritario, como al este del Jordán, a diferencia de los llamados a conquistar Canaán, la tierra santa.

Esto es lo que encontramos para éste que hoy está mantenido por el Espíritu Santo en cualquier sistema XX, puesto que nadie puede mantenerse, a la vez en el mejor dominio posible con amor en su antiguo sistema emocional y en el deber de no dominarlo, para acceder a lo nuevo. Si todos los esfuerzos, y más aún, son a veces necesarios para que aquél cuya especificidades corresponden a la vocación de Caleb y Josué, permanezca en la perseverancia hacia este Amor divino, para aquellos cuya vocación es la de Moisés, esto equivaldría a intentar obtener por dominación con amor lo que Dios quiere dar por Amor, por tanto sin dominación.

A la imagen de Pedro a quien Jesús le dijo "te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia,", en el momento de las Cruzadas la iglesia a menudo trató de traer esta paradoja de dominar mejor a Israel para imponer a Jesús, mientras que ella lo desobedeció, como había hecho Pedro cuando sacó la espada contra Malco.

La conquista del Amor divino no puede hacerse más que a través de la complementariedad espiritual, que sólo la Persona del Espíritu Santo conoce y que Jesús puede poner en el corazón de todo ser humano sincero, que le pide que le haga su Salvador y Señor, pero también su Libertador. Si Jesús fue el único capaz de cumplir la ley y que asi es gracias a Él se nos abren hoy las puertas de este Amor divino, es sobre todo gracias a Dios que lo vistió del Espíritu Santo desde el seno materno de María su madre y por eso Jesús nos dijo que solo Dios es bueno. El SEÑOR no elige un pueblo para sí mismo para ser el ídolo de unos y suscitar los celos de otros, sino para que sea un beneficio para la humanidad, como lo fue su Hijo primogénito en la persona de Jesús.

Estamos hoy en el momento del cambio de la lógica del espíritu bajo tutela, hacia la del Espíritu Santo y como ocurre con la mujer y la iglesia, Dios apoya a Israel contra viento y marea, por el papel común que fue confiado a ellas, cada una en su propio nivel. Durante todo este tiempo del alumbramiento à la verdadera dimensión del Espíritu Santo en el ser humano, si la diferencia de roles entre el hombre y la mujer lleva a divergencias que pueden parecer definitivas en la incomprensión del objetivo divino, será todo lo contrario en el día de la victoria.

Como será con la pareja hombre / mujer, así será el pueblo de Dios, porque el SEÑOR no se ha olvidado de la parte de su pueblo que quedó al este del Jordán. Dios ama a cada uno con el mismo Amor eterno, pero no será por la acción de la fuerza que será así, pero por la acción divina en Jesucristo, el día en que las naciones producirán la Esposa de Cristo, a través de la corona que la Iglesia de Filadelfia habrá recibido en la tierra.

Es a través de la parte de Israel esparcida entre las naciones que estas naciones generarán la Esposa de Cristo. Este será el complemento liberador del oficio de guardián del testimonio del paso del Señor en la tierra, que pesa sobre Israel desde Adán y Eva y es la razón por la que Israel siempre espera a su Libertador con toda verdad y perseverancia ante Dios. Al igual que Cristo, esta "Esposa de Cristo" ya no llevará la marca del amor egocéntrico, corregido en el mejor de los casos, pero la del Amor divino que no pide corrección. Esto es lo que abrirá entonces el reinado de Jesús en la tierra y en el cielo, hasta venir revestir cada embrión humano con el Espíritu Santo desde su procreación, como lo es hoy con el espíritu bajo tutela.

Solo Dios conoce el momento en que un ser humano, una pareja humana, un grupo humano será completamente revestido de la naturaleza divina, porque por nosotros mismos solo podemos aspirar a el cumplimiento divino en nosotros, tentando a dejar que el Espíritu Santo nos guíe de la mejor manera que podemos. Este tiempo pertenece a Dios y se llevará a cabo a través de una mujer, una iglesia resultante de Israel entre las naciones, cuya lógica inicial la habrá edificado en su antiguo modo de funcionamiento, sobre los valores de Canaán de ayer por el Espíritu Santo y cuya el complemento habrá aportado el mismo valor en el Amor divino. Dado que cada pareja humana por sí sola forma un embrión de Iglesia, ¿Cómo podríamos diferenciarlos de otras Iglesias de esta tierra visto que no nos conocemos a nosotros mismos? Por eso cada uno se enfrenta a su propia responsabilidad, sin saber el tiempo, pero lo cierto es que Dios está preparando este cambio de lógica sobre la humanidad y Él ¡No fallará!

Después de estos días, la iglesia en general, cuya vocación habrá sido influir en los que la rodean para resistir a este tutor dejó fuera de la comisión, por supuesto será eliminada de este sistema, pero ¿Dónde estará? ¿Cómo se habrá unido a su salvador? ¡Ya que después de estos días Jesús reinará en la tierra y en el cielo!

Como todas las personas reconocidas por Cristo como cristianas desde la Crucifixión, una parte de ellas habrá sido removida sin ver la muerte espiritual, mientras que la otra parte habrá permanecido en la tierra, después de haber recibido la corona como Esposa de Cristo. Esta parte continuará educando a todos, porque si cada ser humano será vestido con el Espíritu Santo desde su procreación y que el espíritu básico ya no conducirá al humano al error, todas las tradiciones humanas idólatras por el mundo serán estas que producirán los malos sentimientos que se enfrentará a cada uno, hasta contaminar el entendimiento de unos más que de otros. Esto es lo que les espera a los que entrarán en este milenio que se avecina sobre toda la humanidad, sobre el cual Cristo reinará para perfeccionar la santificación del mayor número, mientras que unos pocos, tal vez una persona, una sola pareja, un solo grupo habrá vestido la totalidad de su naturaleza. Entonces, muchos verán estos escritos como divagaciones de otra época, porque desde un punto de vista humano, el mundo ciertamente habrá cambiado muy poco psicológicamente.

La reconstrucción del Templo del Espíritu Santo y su atrio en el cerebro, se habrá realizado en el secreto de Dios y Jesús vendrá como un ladrón. El templo de piedra sin duda habrá sido reconstruido en Jerusalén, pero es a través del camino que su "Esposa" le habrá preparado, en una naturaleza idéntica a la suya, que Jesús habrá entrado en el corazón de Jerusalén, antes de volver a bajar en el día señalado por el SEÑOR. El humano gestionará su conciencia por el Amor divino, que se perfeccionará en cada uno bajo la guía de Cristo y aunque evidentemente se esperen otros escollos, todos los seres humanos vivirán cada vez más en paz con sus semejantes y con la naturaleza que alimentará a todos.

Será entonces el séptimo día, el día en el que, reinando Cristo en la tierra y en los cielos, habrán desaparecido los incesantes arbitrajes que el SEÑOR tuvo que realizar con el anciano tutor y Dios descansará, feliz con esta exitosa transición, del paso del espíritu al Espíritu Santo sobre el humano.

¡A Dios sea toda la Gloria, por los siglos de los siglos! ¡Amén!

Capítulo previo Inicio del folleto Otros temas Capítulo siguiente Arriba