Para contactarnos, haga clic en Temas científicos
Inicio

Para contactar nos

La Libertades en Canaan

El Efecto Bumeran

Ciencia y Fe

¿Cuál es nuestro objetivo?

La Transición Exitosa

Francia y Dios

Los órganos genitales femeninos

  Leer con la música

Otros temas  espirituales

Nuestros temas  cientificos

Sitios Amigos

Capítulo previo Inicio del folleto Capítulo siguiente

LA TRANSICIÓN EXITOSA


6 - La liberación de la mujer y la Iglesia


Si el buen uso de la vocación de cada uno es hoy fundamental, para llegar a reescribir el espíritu en la naturaleza del Espíritu Santo, una vez que ambos serán reescritos por Cristo en la naturaleza divina, no habrá ni hombre ni mujer guardián de estos valores, ya que el sistema emocional de cada uno será reescrito a la imagen del de Jesús en la tierra, cualquiera que sea su genética. Es por esto que no debemos fijarnos en el nombre que le hemos dado a las familias emocionales XX y XY, porque si representan genéticamente lo femenino y lo masculino, solo representan emocionalmente a la mayoría de los sujetos estructurados en un mismo modo de percepción de su inicial lógica bajo tutela, colocada en las neuronas cercanas al corazón de cada ser humano desde su procreación.

Si hemos visto, por tanto, cómo el uso de un modo de operación por amor, debería llevar a los maridos XY a reenfocar en la Palabra de Dios para abrir a Jesús los derechos de reescribir sus sentimientos, siendo mucho más presente el respeto por la genética en la mujer, desde la personalización de su mente, requiere mucha más confianza para respetar todos los puntos, que el deseo de ir más allá de ellos. La construcción emocional inicial del marido coloca mucho más respeto por las reglas divinas a nivel de su aprendizaje y por lo tanto de sus sentimientos en una dimensión que rivaliza con sus deseos, mientras que la cuota de los deseos de la esposa se sitúa al nivel de la mente en el que descansan todos sus sentimientos, con el miedo a ir más allá de sus límites. Si la esposa no está entonces exenta de los errores carnales, dado que el espíritu inicial la limita más a respetar su genética, los errores de sus sentimientos se sitúan más en las concesiones contra sus justas percepciones del espíritu inicial, por el estímulo a exceder sus reglas de supervivencia para sí misma y por amor a sus descendientes. Esto es lo contrario de la generalidad de los maridos que fácilmente están de acuerdo con sus deseos, por falta de percepción de este espíritu. Los miedos al no respeto por su genética son entonces más profundos e inmutables en las mujeres, lo que deja menos margen a sus sentimientos a los deseos de salir de lo que hemos llamado el "monitoreo parental", ya que ella misma se siente en una armonía emocional, cuando simplemente da razón a su lógica inicial, aunque los fines de acción que de ella surgen deben ser cubiertos por la obra de Jesús en la Cruz, a causa de sus naturaleza inicial, como es también el caso del esposo.

Si, al igual que para el marido, su cerebro aplicó por tanto estos famosos coeficientes correctores a su amor egocéntrico, para que se asemejara más al Amor divino, donde se trataba por el marido, de no dar razón a sus deseos, se actúa por la mujer, de no dar razón a sus propias concesiones. Es por esto también que el deseo de verdadera liberación en la mujer o en cualquier otra estructura social XX, debe pasar por un mejor resultado de su complemento XY, para que quiera aplicar mejor sus propias bases, que sea la mujer, la iglesia o Israel.

Esta liberación requiere así una vez más una llamada divina, que no se medirá externamente por el éxito social de la pareja, porque Dios mide en secreto, según el Amor divino en el corazón. Como mencionamos en el párrafo anterior, es sólo una vez que el esposo ha logrado la estabilidad emocional construida sobre este Amor divino, al menos igual al de la esposa en la correcta corrección de su amor egocéntrico, que Dios puede transferir al hombre el responsabilidad de guardián de los valores divinos que hasta ese momento habían sido encomendados sobre ella. Esto no implica, por tanto, que ya haya recibido la corona en esta tierra en ese momento, sino que la pareja necesariamente tendrá partes del Amor divino que conquistar, aunque sólo sea la de vencer la tentación de permanecer en la humildad tras este cambio de protocolo, así como Jesús fue tentado.

Nadie debe nunca olvidar que Jesús fue tentado y es por eso que éste que reciba la corona ya en esta tierra, como será el caso de la Iglesia de Filadelfia, debe ser consciente de que sus adquiridos no serán definitivos hasta el día de su encuentro con Cristo en el cielo.

Si con cada victoria contra esta "monitoreo parental" la conquista de Canaán es una intervención de naturaleza divina, no obstante está ligada a nuestra entera disposición de usar nuestro libre albedrío para abrir las puertas a la naturaleza de Cristo y esto es así al nivel individual, no es diferente a nivel colectivo. Lo que comúnmente se llama conciencia colectiva, no es lo que está presente en nuestra genética, porque es la interpretación y la síntesis de la memoria adquirida colectivamente a lo largo del tiempo, con todos sus errores y supersticiones relacionados con nuestros miedos o nuestras glorias en relación a los tiempos en cuestión. Es por eso que para eliminar cualquier ambigüedad, debemos fijarnos en la hora que estamos, para entender por qué Jesús ya no quiere simplemente mantenernos fuera de la tutela de Satanás, por el simple hecho de cubrir nuestros pecados, como fue desde la Crucifixión, pero quiere llevar a todos a la reescritura de su mente, para hacernos perfectamente como él.

Hoy, estamos en la cruce de los caminos y si podemos darnos cuenta por nosotros mismos en qué época estamos viviendo, debemos mirar a Israel, si queremos tener la confirmación de algunas de las afirmaciones que hemos utilizado. Si la base de referencia en la que hemos colocado a la mujer en la pareja, en relación a la parte del pueblo hebreo que vive al este del Jordán, que ha servido de apoyo a los llamados a entrar en Canaán, desde 1948, para que el marido, o cualquier otro XY, puede resistir a la tutela de Satanás, esta línea de base ya no está al este del Jordán, el actual nación Jordán, sino en Canaán, la tierra santa. Habiendo cambiado de posición la base de referencia, ha evolucionado también el objetivo espiritual a alcanzar. En efecto, el nuevo punto de partida está en esta resistencia a la tutela de Satanás, en la mayor santidad posible, adquirida humanamente bajo la guía del Espíritu Santo, sobre los valores de la Canaán de ayer, para que nuestra "Canaán"  de hoy sea en la conquista del Amor divino que viene a borrar esto "monitoreo parental" que Jesús tenía hasta entonces para cubrir.

Capítulo siguiente Arriba

Así como las dos tribus y media que fueron rápidamente establecidas al este del Jordán, el apoyo del SEÑOR a Israel en 1967 marca el final de la instalación de Su pueblo, como una línea de base para las naciones cristianas, que están llamadas desde entonces a producir una gestión por amor y ya no por dominación, sin alejarse de los valores divinos. Es también en esto que encontramos esta ola de "paz y amor" que se extendió por el mundo en 1967 y 1968, y marcó entonces este cambio en el modo de operación, pero también una degradación del respeto de los valores divinos en nuestras sociedades occidentales, tal como sucedió en Hai después de Jericó, debido a que no se respetó el interdicto del SEÑOR.

Por eso también desde hace varias décadas hemos entrado en un liberalismo desenfrenado, nacido en este período de la ideología de "Peace and love", a través del cual las drogas y muchas otras herejías carnales contribuyeron a la pérdida de los límites de los padres en las nuevas generaciones. Esta sinceridad de "Peace and love" llevó a la prohibición de reprimir los deseos de los niños, para que pudieran expresarse, de lo cual surgió un sistema dominante. El exceso de aprendizaje, hecho en detrimento de la educación y la patria potestad, sobre la lógica todavía carnal de los niños, los llevó a de las presunciones utópicas, procedentes del impacto de los videojuegos y de toda la virtualidad quimérica, de la que ahora derivan su bien y su gloria, pero también la falta de respeto social y de la palabra de Dios. Se ha establecido el deseo de desobedecer cualquier forma de reglas, o instituciones que las representen, e intenta bloquear el camino hacia los verdaderos objetivos de Dios, que el antiguo guardián acumula para su beneficio en nuestras sociedades occidentales.

Al igual que sucedió en Jericó y como lo es con el esposo en la pareja, cuando sus barreras se abren y sus viejos "coeficientes de corrección" caen, entonces todo parecía fácil en el mundo del día, excepto que el logro no está según la palabra de Dios, el avivamiento es difícil hoy, frente a las oleadas de conspiración, pero también de fundamentalismo de todo tipo.

Nuestra Canaán de hoy solo se puede encontrar sobre la base de la Canaán antigua y no sobre ningún otro valor utópico del amor humano egocéntrico y por eso también la espiritualidad de la mujer y de la Iglesia, puesta en los valores de Israel está esencial, porque ninguna dispensación divina se da para quitar las bases antiguas, sino para permitir su cumplimiento real. No proporcionan el modo de operación a seguir, como habría sido antes de 1968, pero el resultado a obtener por amor, sin apartarse de los preceptos divinos.

Hoy hemos entrado en la conquista de su Canaán por las naciones cristianas, lo que corresponde a una gestión por amor, complementaria a Israel y si este comportamiento de "Peace and Love" no fue más justo que Acán en Jericó, son los malos resultados de estas ideologías que deben llevarnos a reenfocar este amor en los valores divinos en Jesucristo. No debemos cansarnos de este nuevo modo de operación, hasta obtener el resultado justo en la naturaleza del Amor divino, sin aceptar ceder a la tentación de pactar concesiones ligadas al amor egocéntrico, como las reglas justas ante Dios, porque inevitable en la lógica bajo tutela.

Si hoy estamos en el fondo de la ola, no es culpa de las generaciones en cuestión, ya que estos son los tiempos marcados por Dios desde hace milenios, pero esto de ninguna manera quita la responsabilidad individual y colectiva el querer salir de esta rodera. Así como después del cruce del Jordán y la derrota de Hai en Josué 7-7, Josué y los ancianos fueron tentados a dar marcha atrás, debemos seguir el modelo de ellos volviéndonos a Dios, en la voluntad de arrepentirse de los valores idólatras que nuestra sociedad injustamente aceptó. Jesús quiere traer la verdadera liberación a nuestras naciones y eso comienza por eliminar los recuerdos erróneos que pertenecen a las malas síntesis de nuestra lógica bajo tutela, en nuestra conciencia colectiva. A menudo les damos un valor fundamental, como el de esta "peace and love", porque muchas veces hemos estado de acuerdo con ellos desde nuestra más tierna infancia, lo que los convierte en tantas barreras para nuestra fe en Cristo.

Son estas falsas verdades las que generan gran parte de nuestros desacuerdos sociales, que deben ser considerados como las inevitables disputas de la pareja, ligadas a esta particular situación de entrada a Canaán. Por eso debemos querer producir absolutamente todo lo que esté a nuestro poder, para volver de los errores generados por nuestra sociedad, sin aceptar volver a la prohibición autoritaria, para lograr un resultado inmediato, desde un sistema dominante y represivo.

Está sólo en la perseverancia de cada nación cristiana, en la búsqueda de la voluntad divina en Jesucristo, que el actual libertario carnal puede ser derrotado y que la verdadera libertad divina puede tener lugar en nuestras sociedades, siempre que no vayamos hacia la condenación del pecador, pero del pecado. Habiendo pagado Jesús en la Cruz por cada pecador que se arrepiente, si sabemos confiar en Él, el enemigo de nuestras almas siempre hará una obra que lo engañará y todo lo que intentará a poner delante de nosotros, para bloquear nuestro camino se volverá contra él si nos mantenemos en el camino y nos arrepentimos de cualquier condena que podamos haber tenido hacia el otro.

Estamos en los tiempos en que ya no es solo a las partes que hemos llamado XY para entrar en Canaán, sino también a las XX partes, dejadas hasta entonces como custodias de los valores divinos cumplidos por Jesús sobre los valores de Canaán de ayer, por tanto, sin la condenación del pecador, sino del pecado.

Lo mismo ocurre con la iglesia en la sociedad que con la esposa y el esposo en la pareja, porque durante el tiempo necesario para que el esposo entre en la renovación del espíritu, hasta la dimensión que conviene al SEÑOR, habiendo tenido la llamada divina hasta ahora diferente en hombre y mujer, las aprensiones de ir hacia el otro tendrán que desaparecer. Tendrán que dar paso a una nueva confianza recíproca en la buena voluntad del otro para avanzar hacia la voluntad divina y permanecer unidos contra viento y marea. Las huellas dejadas en "la esposa", en su lucha contra las confusiones y los ensayo y error del marido, tendrán que desaparecer, al igual que las frustraciones y el acoso de este "marido", hacia lo que ya había puesto en práctica en el renovación divina y que la esposa todavía rechazaba.

Para efectuar este cambio de responsabilidad, Jesús espera así que la esposa anhele plenamente tener que decir "sí" a Dios a su propio cambio de modo de operar, pero también que el marido sea dispuesto a sacrificar su nueva libertad adquirida divinamente, al igual que Jesús no reclamó un regalo, pero aceptó la muerte en la Cruz.

Es sólo el día en que uno y el otro habrán entrado en esto cumplimiento recíprocamente hacia el otro, sin dejarse llevar por la tolerancia del pecado o el dominio de sus deseos por el marido, pero por el 'amor divino recibido de Jesús en el cielo, que Dios podrá abrir las puertas a un cambio en la forma de operar de la esposa. No aspirar a este cambio de funcionamiento de la mujer y de la Iglesia, en su complementariedad con la sociedad, sería lo mismo que preferir la Iglesia de Cristo a la Esposa de Cristo. Sería entonces no aspirar a recibir el sistema emocional de la naturaleza divina, que Jesús quiere dotar a cada uno, para no tener que cubrir más la vieja programación, para que cada uno sea directamente agradable a Dios.

El punto de referencia de la esposa y la iglesia estando él mismo ubicado en la Canaán de ayer cumplido por Jesús, y su complemento estando entonces en posesión de la referencia emocional ligada al Amor divino, todos los tanteos del esposo serán evitados en su Canaán de hoy, en el día de este llamado de Dios para ellas.

Así pues, si la conquista de la Canaán del "hombre" es larga y llena de escollos, eso es el contrario por la mujer y la iglesia, que sólo tiene que entrar en la mies preparada para adelantar para ella por su complemento, pero que hasta entonces sólo podía esperar, sin creer realmente en ello, mientras Dios no le hubiera abierto la puerta. Encontramos en ellas el comportamiento del esposo frente al pecado, del cual él no podía arrepentirse del todo, sino simplemente estar dispuesto a creer, esperando su victoria.

La trampa de la mujer y de la iglesia está puesta hoy en el hecho de creer ya llegado, no por presunción humana, sino por el contrario por la llamada de Dios en la que se encuentran desde hace milenios, sin haber comprendido realmente el resultado en relación al Amor divino, que creen poder descubrir sólo después de haber sido llevados a Cristo en el cielo. Tanto que rehúsen creer en la capacidad de Cristo para hacerlas semejantes a Él ya en esta tierra, en realidad están luchando contra su complemento, como su complemento luchaba contra ellas, en su propio cuestionamiento hacia la palabra de Dios.

No solo cada uno cree sinceramente que tiene este Amor divino a través de los coeficientes en cuestión, pero la mujer y la iglesia están tanto más fortalecidas en esta percepción que su amor egocéntrico incluye mucho más generalmente el amor por sus descendientes que el de su complemento XY. Si esta peculiaridad da a su amor una apariencia más cercana al Amor divino, es sin embargo sólo una pequeña extensión del amor egocéntrico, cuya contraparte del mayor proteccionismo puede conducir al asesinato por autoprotección. Por eso también la integridad del Espíritu Santo en el Amor divino debe ser la base de toda nuestra construcción psicológica, para hacernos semejantes a Jesús.

Los miedos de la mujer pueden llevarla así a luchar contra su propia pareja, así como "la iglesia" lucha contra "la Iglesia", esta vez escrita con "I" mayúscula. Como ya hemos mencionado, no se trata de todas las iglesias, sino de cada una de ellas con la parte de la sociedad apegada a los valores de su enseñanza, de la que nuestras sociedades occidentales son  sus complementos a más o menos gran escala. Por eso también la trampa hoy sería imponer valores cristianos a estas sociedades, para crear rápidamente un buen resultado aparente en cada una de ellas, en lugar de apoyarse en estos dichos valores, para perseverar en la búsqueda del Amor divino para cada uno en la sociedad. Sería como colocar a la mujer o la iglesia como general de la pareja o de la nación y no utilizar las buenas bases de estas, para DESCUBRIR este Amor divino, por mucho que quede el camino.

Es este Amor divino el que se convertirá en la base de la Iglesia de Filadelfia, según Apocalipsis 3, ya sea para el hombre y la mujer o para la Iglesia y la sociedad. Es por eso que el gran dragón, la serpiente antigua, llamado diablo y Satanás en Apocalipsis 12, no tendrá la autoridad para volverse contra ella, ya que los dos que la constituyen habrán recibido la corona, ya en esta tierra. Entonces Satanás se volverá contra aquellos que solo serán perdonados de sus pecados en Jesucristo y no habrán perseverado bajo la guía del Espíritu Santo como acabamos de ver.

Por eso también la separación entre la iglesia y el estado, es fundamental para obtener el buen resultado, porque si la iglesia y la sociedad deben permanecer unidas como la pareja, para poder funcionar de manera diferente sobre la misma base de valores, cada uno debe mantener su identidad, sin desviarse de lo que Dios quiere establecer en su Santidad, a través uno y el otro, sin llevar a la dictadura ni al fundamentalismo.

Debido a que nuestro egocentrismo oscurece el verdadero propósito de Dios para cada uno de nosotros, luchamos entre nosotros en lugar de agradecerle a Dios por nuestras complementariedades. Ya sea en la pareja, o en nuestras sociedades occidentales, tanto la iglesia como la mujer, no deben perder su identidad genética, ambas están llamadas a tener que funcionar algún día de la misma manera que su complemento, desde un sistema emocional también escrito en el Amor divino, para gestionar adecuadamente la conciencia a ellas. En Jesucristo, Dios sobre todo no quiere que la identidad genética de cada uno desaparezca a través de la pareja, porque es por el contrario a través del Espíritu Santo que uno y el otro pueden entrar en su vocación genética real, en una complementariedad a través de la cual todos pueden desarrollarse plenamente. Intentar de querer mirar al hombre y a la mujer según el mismo género, para solucionar los problemas de maltrato o feminicidios, es idéntico a velarse el rostro para no ver nuestra espiritualidad carnal, en lugar de hacerla desaparecer por el acción de Cristo en nosotros.

La teoría de género, por tanto, no es la solución para hacer evolucionar de buena manera nuestra conciencia colectiva, sino que aquel que lucharía contra, queriendo volver a un modo por dominación de su sistema emocional, también lucharía contra Dios y Jesús no podría apoyarlo en sus justas luchas, conducidas de mala manera. Jesús nos llama hoy a lograr este resultado en el Amor divino de nuestra tierra santa y no a regresar al este del Jordán o en el "Peace and Love". Entonces cada uno podrá dar gloria a Dios, porque la perseverancia de cada uno participará entonces en la reconstrucción del Templo, no el de las piedras, sino el del Espíritu Santo en cada uno, ya sea en la pareja, en la Iglesia y en las Naciones.