Pour nous joindre, cliquez psyesp
Inicio

Para contactar nos

El Efecto Bumeran

Nuestros temas  cientificos

Los órganos genitales femeninos

¿Cuál es nuestro objetivo?

Francia y Dios

Ciencia y Fe

Ir a nuestro blog

  Leer con la música

Otros temas  espirituales

Cualquier vida nace del conocimiento

Sitios Amigos

EL EFECTO BUMERAN

 CAPÍTULO 12

 

La ceguera 

 

 

La ceguera es un hecho que va más allá de lo que hemos visto, y que puede conducir a mucho más, porque es una sentencia de Dios en relación con algunas de nuestras acciones. Afectara, tarde o temprano alguien que tiene el conocimiento, pero prefiere ser seducido por su pecado, en lugar de separarse de éste. En general, el lazo está el origen de estos males, que la persona ha sido o no bautizados del Espíritu Santo. Ella se será gradualmente enredada en una gestión humana de su problema, contradiciendo a algunos principios de Dios para mantener sus malas acciones.

En el capítulo anterior, hemos visto sólo dos lazos con las consecuencias no fueron primordiales en mi vida y la de Marie-Claude, ya que estábamos ni uno ni lo otro caído dentro de nuevo después de nuestra conversión. No fue sin embargo siempre el caso para mí, que esto fue antes o después de mi bautismo en el Espíritu Santo.

Vamos a inclinarnos hacia un lazo que era mucho más peligroso que los que hemos visto y la fuente de mi ceguera. Me estoy refiriendo a este pasaje de la página 41, que donde, en la desesperación de mis años catorce y medio quince, caí a mi grande vergüenza de este tiempo, para ver a mi hermana desnudarse por el agujero de una vieja puerta. Sin duda nadie se había dado cuenta de eso, cualquier cosa que fue el resultado inmediato, el malo en se mismo era echo.

Ese día, acepté de conceder al pecado como volviendo se en una necesidad para mí. En esto, no hay absolutamente nada diferente a lo que hemos visto. Esto es lamentablemente muy común, no para este tipo de pecado en particular, pero como - por el pecado en general. Todavía una vez, yo había completamente dado mi consentimiento al pecado como tal, con toda la vergüenza que esto me di en el momento, aunque nadie se sea dado cuenta de nada. El enemigo había tenido todo su tiempo para atar me severamente a este guindaleza a los ambos extremos, como hemos visto en el capítulo anterior.

Si hubiera cedido a esa tentación sin hacerme preguntas, el impacto en mi vida probablemente hubiera sido muy diferente. Le ruego que me disculpen esta reiterada insistencia, pero entonces tenía mi parte esta noción fundamental, que es esta participación voluntaria, que podríamos decir, por mi capitulación al pecado. A pesar de todos mis buenas razones para no cometer lo, no lo hice diciendo me un simple “y bueno”, un simple “¡bah! no importa", no, yo estaba ido hasta dar mi acuerdo al pecado sí mismo y lo viví así como tales en ese momento, aunque no conocí el impacto. De alguna manera, yo lo había justificado, reconocido como necesario para mí.

Por supuesto, si se fue traducido en mi vida de todos los días, sólo por esta simple acción del voyeurismo por mí mismo, me habría dado cuenta más rápidamente, pero el enemigo tenía y tomó sus derechos en muchas otras circunstancias.

Es así que cuando el Señor me lo reveló, me di cuenta en realidad de que era ese mismo espíritu que me obligaba a darme en espectáculo yo mismo en el exhibicionismo que en el voyeurismo. Lo que me gustaba para mí, me empujaré a darlo a los otros, como no queriendo privarles de esta "libertad" que el mundo no permitía, razón por la que estaba desdichado. Recuerdo en efecto que muy bueno interpretarlo así en todos los momentos de mis aberraciones.

Mientras no me estaba demasiado alejado de los mandamientos de Dios para el resto de mi vida, de acuerdo a mi memoria, el mal no se hizo demasiado sentir. En este, no hay nada sorprendente, porque Dios tenía sin embargo su mano encima de mí, como tiene sobre cada cristiano que un día fue sincero hacia Él.

Todo se complicó por supuesto en la edad adulta, cuando comencé a cometer adulterio. Me estaba casado à la iglesia católica con un insignificante pisca de fe, pero entonces eso había cubierto sólo muy poco de importancia para mí. Sin embargo Dios no había visto sólo yo, a través de este Sacramento, pero también Annette, mi ex esposa.

Sería sólo en esto, yo no puedo absolutamente dudar de la fidelidad de Dios para cualquiera. Yo había ido demasiado lejos en todos mis traiciones por cometer adulterio, agregada todas mis palabras soeces y negaciones de Dios a los cuales tomé a menudo como placer maligno, como fui a contravenir el sagrado vínculo del matrimonio cuyo Dios era un garante.

Es entonces que iba a comenzar para mí el largo periodo de los rechazos de los preceptos de Dios, porque ya yo había cambiado el orden del mundo a mi imagen. Dios había diferido a enojarse en contra de mí, pero ahí yo había sobrepasado los límites. A partir de ese momento, Él iba a dejarme hacer mis propias experiencias. Como el hijo pródigo, que iba a verme a merced de quien se había convertido en mi maestro y señor, sin que yo lo sepa: ¡Satanás! Dios no permití a Él, sin embargo, a quitarme la vida y continuó a bendecir me sin tengo conciencia, porque hace llover sobre el bueno y el malo. Mis bendiciones no obstante comenzaron a caer en un abismo sin fondo sin que nunca que me beneficien, porque el enemigo de mi alma tomaba regularmente su parte. Me volví así éste que está describido en (Deuteronomio 28 15 y 28-28/37): Y será, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para cuidar de poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos, que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.;... /... Jehová te herirá con locura y con ceguera, y con angustia de corazón. Y palparás a mediodía, como palpa el ciego en la oscuridad, y no serás prosperado en tus caminos: y sólo serás oprimido y despojado todos los días, y no habrá quien te salve. Te desposarás con mujer, y otro varón se acostará con ella; edificarás casa, y no habitarás en ella; plantarás viña, y no la vendimiarás. Tu buey será matado delante de tus ojos, y tú no comerás de él; tu asno será arrebatado de delante de ti, y no te será devuelto; tus ovejas serán dadas a tus enemigos, y no tendrás quien te las rescate. Tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo, y tus ojos lo verán, y desfallecerán por ellos todo el día; y no habrá fuerza en tu mano. El fruto de tu tierra y todo tu trabajo comerá pueblo que no conociste; y sólo serás oprimido y quebrantado todos los días. Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos. Jehová te herirá con maligna pústula en las rodillas y en las piernas, sin que puedas ser curado; desde la planta de tu pie hasta tu coronilla. Jehová te llevará a ti y a tu rey, al que hubieres puesto sobre ti, a una nación que ni tú ni tus padres habéis conocido; y allá servirás a dioses ajenos, al palo y a la piedra. Y serás motivo de asombro, proverbio y burla en todos los pueblos a los cuales te llevará Jehová.//

Jesús no vino a abolir la ley sino para cumplirla; de modo que nos errores del pasado no sean un obstáculo para aquello que quiere disfrutar de los beneficios de Dios. Él que rechaza a Dios y va hasta negar su propia existencia, sin embargo, se expuesto a vivir muchos contratiempos que podría evitarse, porque no cree usted que este pasaje de Deuteronomio es como muy bien durante toda mi vida, como la he descrito a usted? Ella es la manifestación real en diferentes áreas, porque el enemigo sabe cómo tomar los derechos que Dios le deja en su tiempo y en diversas áreas de nuestras vidas, por lo que no hacemos la conexión entre causa y efecto, y que la caída sea inexorable. ¿Si este resultado directo había tenido sólo unos pocos días y no quince a diecisiete años para perfilarse completamente, y en el único campo que implicó la sexualidad, tal vez sé hacer el punto? Cuando la cosa se hace gradualmente y en distintas circunstancias, nada parece tan evidente, además de todo lo que no he dicho, porque si no me faltan las páginas. En la cesación de actividad de mi empresa por ejemplo, fui aún más perfectamente éste que está descrito anteriormente, fui el hazmerreír de todos. Incluso aquellos que habían sido mis socios me condenaron, me mostraron del dedo a todos los niveles. Creo que sólo uno se dignó a cruzar el umbral de mi casa y para no entrar en la suspicacia, prefiero no imaginar por qué razón, estuvo conducido a volver. Tendré cuidado igualmente de condenar a cualquiera y conservaré sólo el positivo, ya que fue el Señor quien le ha permitido en el objetivo de mi bien, del mejor para mí.

Esta primera ceguera vino así a través de esta empresa "bola de nieve" que mencioné a la página 62. La manera cuyo estos hombres habían hecho caso omiso de la ley, me había tan sedujo que les había puesto en lugar de Dios. El poco dinero que teníamos entonces, yo iba a dilapidar lo, para alimentar verdaderos y encantadoras ladrones cuyo yo había hecho “MIS dioses”. Habían sabido a trancas y barrancas desviar la ley a su favor y dar así una barrosa apariencia de honestidad, que los evitaba todos los problemas de justicia, relacionadas con tales prácticas. Yo iba entonces a sudar sangre y agua para... “me”, pensé yo en ese momento. Pero como dije en la primera parte, aquellos que regularmente se comieron en el restaurante, no era yo quien a menudo no tenía nada que ponerme bajo el diente, o Annette y Samuel, pero en efecto ellos, que yo había puesto en un pedestal. Ellos también, que yo transportaba para pasear ellos aquí y allá en París, porque no tenían ningún vehículo. Fui sin embargo yo quien pidió prestado dinero para comprar la gasolina. Ellos otra vez, que nos había pedido una noche a tres o cuatro, por robar una bodega llena de champán. La meta era de celebrar pomposamente la apertura de una segunda empresa del mismo tipo, cuyo estaban todavía la "cabeza y yo la cola". ¿Cree usted que este tipo de ceguera sea muy común? Aunque obviamente, sí! ¿Cómo si no, podrían nacer y sobrevivir tantas sectas alrededor del mundo? De las sectas que predican a menudo un Jesús resucitado, pero a través de su gurú.

¿Qué era tan diferente entre estos hombres y una secta, si no el mero hecho de que no hagan llevado la broma de mal gusto hasta decir de ellos de los enviados de Dios. Yo puedo afirmar a usted sin temor de hacer error, que ninguna de estas sectas actúa en el sentido de que la Biblia nos enseña. Compararlas así en su propia manera de actuar en frente la Cruz. Algunos se flagelarán, otros escupirán sobre ella, pero ninguno dará gracias a Dios como debe ser, en toda humildad personal. No serán mejores los frutos del espíritu, algunos conducirán a la violencia, como vemos en las desviaciones de muchas religiones, otros en el sacrificio colectivo, otros todavía en libertinaje en sexualidad y a veces la prostitución y orgías, y todavía muchos les siguen y les seguirán todavía.

Si estas personas compararían sus propias vidas a la palabra de Dios, como yo lo habría puesto hacer yo mismo, verían que no tiene nada que ver con la palabras de (Marco 13 21/23): Entonces, si alguno os dice: ``Mirad, aquí está el Cristo, o: ``Mirad, allí está, no le creáis. Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán señales y prodigios a fin de extraviar, de ser posible, a los escogidos. Mas vosotros, estad alerta; ved que os lo he dicho todo de antemano.//

Sin ir en tan profundos extravíos y para hacer me abogado de Dios contra aquellos que Le acusan de no ver acciones concretas de su parte, yo sé que por mi parte fui entonces interpelado, no por la palabra de Dios, sino por mis propias acciones. Mis acciones no eran ciertamente todas perfectas hasta este momento, pero las razones que me conducían permanecían para su mayoría según Dios y el amor de los otros, lo que no duró mucho. Recuerdo en realidad lo que desde este época, como ya he dicho en la primera parte en la página 65, cuando los pesares en mí, comenzaron a venir sobre todas las “buenas” oportunidades perdidas. Estos pesares no eran de no haber hecho el bueno, pero a contrario, de no haber hecho el mal al cual hasta entonces yo no había dado razón. Iba a pasar además uno de estos primeros cambios concretos en mí, que me interpeló muy fuertemente en este momento, aunque para mi gran dolor, no me paró sobre eso cien por ciento.

A la página 65, hablábamos de la primera transformación que me pareció extraña, cuando este cursillo de diseñadora de estudios, que siguió a este período poco glorioso de esta compañía bola de nieve. A diferencia de mis hábitos durante los dos cursillos anteriores, en lugar de ir hacia mis compañeros de clase un poco más débiles para ayudar los, especialmente en el diseño industrial donde ya tenía una experiencia bastante buena, yo no rompí de fastidiar ellos en el verdadero sentido de la palabra, como ya señalé estaba en la primera parte. Yo ayudé también muy poco estos que tenían más dificultades y en una actitud del corazón totalmente diferente de antes, casi en burlándome de ellos. Estaba lejos de traigo esta franquicia y esta atención debida a camaradas de berenjenal, como yo había podido hacer anteriormente a los que estaban en la misma situación en los cursillos anteriores. No quiero decir aquí que antes de este tiempo, yo sólo había alguna vez fastidiado nadie, ciertamente no! Pero siempre en una buena actitud de niño y no en el significado de la palabra "acosar". La diferencia fue de hecho en mi propia actitud de corazón, a través de la superioridad y la morbilidad que puse en más. Me negué a menudo esta actitud de mi hermano en nuestra juventud, pero obviamente me volví peor que él. Lo que me interpelo aún hoy, es precisamente este aniquilación de otros que se ha unido desde entonces a mis acciones. No voy a decir que esto era en orden calculado para destruir unos más que otros, pero yo creo sin embargo que inconscientemente, estas burlas fueron más hacia aquellos que recibían aproximadamente notas iguales a las mías.

Yo no lo premeditaba, claro que no, pero me mantengo en memoria, ciertas preguntas en este sentido en el momento. Me volví así peor que mi abuelo que lo había sido con mi padre, pero también peor que mi hermano con mi hermana y a mí. Desde entonces que yo no quise más actuar según los preceptos de Dios, no reconociendo más su existencia, me caí en todas las trampas que Satanás me tendió entonces amablemente.  

¿Cómo habría podido el Señor preservar me? ¿Acusaré ello en esto? Por supuesto ahora no, pero en este momento de mi vida, yo no era el último a decir a quién quería oírme, que si Dios existiera, no tendría todas esas guerras y mucho más por menos como malo si no peor. Somos siempre aquéllos que nos cortamos de Dios, y es Él que acusamos.

Yo no fui bautizado en el Espíritu con respecto a este primer período, que pasó alrededor de mis veinte y cuatro años, pero que había recibido la educación católica que me había dado conocimiento suficiente, para hacer la diferencia entre el bien y el mal. Eso es lo que importa. Eso había actuado en mí en este momento, como se puede juzgar, como esto puede actuar a otros en varios campos según la personalidad de cada uno. Mi debilidad era la sexualidad, pero para otros será la codicia, robo, ira, celos, alcoholismo, venganza... etc. El resultado será igualmente destructivo por desgracia, pero les aseguro que la gente bautizadas con el Espíritu Santo, tampoco absolutamente no son exentes. Las apariencias externas no son siempre las mismas, pero serán aún más difíciles de descubrir en la persona bautizada del Espíritu, que irá a seguir más que otros a usar la palabra de Dios en su vida.  El ocultamiento y el engaño sin duda con frecuencia reemplazarán los frutos del Espíritu, pero mientras los escándalos no vendrán para frenar los planes de gente actuando así, el enemigo les utilizarán en una destrucción aún más traicionera que se hará en el nombre de Dios.

Que tomemos así el tiempo para meditar un poco el  “pensamiento” de Dios en este sentido. Un Dios tan bueno y tan lleno de atenciones para nosotros, que dio a su hijo para el perdón de nuestros pecados! ¿Es posible que Dios realmente pueda dejar nosotros hacer así y con qué propósito?

Por un lado Dios es Santo y tres veces Santo, pero por otro lado, nunca va más allá de lo que nosotros deseamos seguir Le. Cierto que hizo muchas promesas bendiciones para nosotros, pero nunca nos dijo que, todo lo que hacemos, lo que nuestra actitud hacia É y hacia nuestros semejantes, será a través de todas nuestras acciones malas, de todas nuestras malas palabras, todos nuestros pensamientos malos sin que nos arrepintamos. Dios no es el Dios del pecado o la injusticia, al contrario. Si Él nos hizo gracia en Jesucristo de todos nuestros pecados pasados, presentes y futuros, no es de los que vamos a lograr voluntariamente sin sentir nos culpable, sino al contrario de esos que nos arrepentimos y arrepentiremos sinceramente, con la intención de no cometer los después. Algunas de sus promesas de bendiciones, también figuran en el (Deuteronomio 28-9 y 13/14) Jehová te confirmará como un pueblo santo para sí, como te ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos... Y te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola: y estarás encima solamente, y no estarás debajo; cuando obedecieres a los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas. Y no te apartes de todas las palabras que yo os mando hoy, ni a derecha ni a izquierda, para ir tras dioses ajenos para servirles.//

Cabe señalar, que en la estructura de este libro, las bendiciones preceden las maldiciones. Dios no es uno que desea castigarnos, pero quién quiere antes de todo bendecir nos si seguimos sus mandamientos y en particular la primera en poner en primer lugar, antes de cualquier forma de idolatría por nuestra parte.

Tan largo como yo blasfemé u otras cosas de este tipo, pero mantuve sus preceptos en las líneas generales hacia los otros, nunca me abandonó. Él es el Dios de la fidelidad. En este momento, no fue Él quien me dejó la mano, pero yo que abandona la mía de la suya, esto no es lo mismo. A partir de este momento,  se hice una cruz, ya estaba por Dios, sólo la esperanza de este hijo pródigo, como para cada uno de nosotros que se aleja de Él. Me dejó ir a todas mis futuras desgracias que Él me había podido hasta entonces preservar me, con esperanza de que algún día que me disgustaría bastante todas estas malas condiciones de vida y luego que yo vuelva a Él. (Véase este pasaje del hijo pródigo en Lucas 15-11/24) ¿Tuvo realmente la opción, este padre? ¿Dios realmente tiene la elección ante la obstinación de seguir nuestros propios caminos, nuestro pecado? ¿Si un padre quiere vivir una vida llena de felicidad con su hijo, quien no quiere de él, ni considerar una sola advertencia que podría dar le, este padre pondrá a su hijo en prisión para protegerlo del peligro? ¿Incluso si actuaba así, el hijo lo agradecería al punto de que se tiraría al cuello para besarlo? ¿O no sería no más bien un rebelde, aún más rebelde? Dios no es un carcelero, Él es un padre lleno de Amor. Si no queremos más de él, es cierto que Le entristecemos mucho. Si nos alejamos de sus preceptos e instrucciones sin ni siquiera querer escuchar Le, seguro que sufre, porque esa es de nuestra desgracia que sufre. ¿Pero será en la medida en que permitirá que reine nuestra injusticia? ¡No! Claro que no!  Su puerta nos quedara sin embargo siempre abierta, mientras nuestras vidas no se finalizarán.

Si para mí, en cuanto a cualquier persona que cae en el cegamiento, interpelado que había sido por mis cambios en las actitudes de corazón, yo sinceramente me estaría vuelto a Dios, el Señor que por supuesto no me despidió. En el opuesto, entonces me enredé en desorden y pecado, prefiriendo a Dios, mis dioses y cerrando los ojos ante el carácter absurdo de la situación. Es de igual para cualquier persona que cae bajo la influencia de algún espíritu sectario, hasta extremos que lo habría reconocido previamente como siendo malos. Sin embargo, no puedo decir no haber sido advertido, porque Dios habrá todo puesto delante de nuestros ojos por la comparación de nuestros actos con Su Palabra: (Mateo 7-15/21) Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis. No todo el que me dice: ``Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.//

Es más fácil para nosotros porque más agradable, escuchar de halagos o incentivos a nuestros propios malos inclinaciones. De las palabras de Satanás llenas de seducción y encanto tales como: "que sea que hagamos somos salvados por - GRAAACIA – desde el momento donde nos hemos dado nuestra vida a Jesús. ''El opuesto también es cierto, porque entonces alimentando nuestra culpa, en la cual debemos contentar nos en un «roommmpimiento», es decir, un aplastamiento de nosotros mismos." ¡No seamos fijados a los hombres, sino a Dios, esta es nuestra mejor protección. Aunque luego, si aquéllos nos dicen de manera arrogante, no puedes poner mi palabra en caso de duda: Pones en duda la palabra de Dios, es un pecado mortal, es una blasfemia contra el Espíritu Santo, no les creo. No cree usted en la palabra de Mí. Por supuesto Dios no tendrá NUNCA RIGOR a nosotros de querer ser más fieles a Él que a los hombres. Sabrá entonces SIEMPRE encontrar el camino para iluminarnos en una dirección u otra, mientras somos SINCEROS y VERDADEROS. Ciertamente nos estaremos equivocados o no en nuestras acciones, pero si somos sinceros y que nuestro verdadero motivo es hacer la voluntad de Dios, lo aseguro a usted por experiencia que Dios no nos deja perder nos y responderá a nosotros. Me atrevo a decir sin temor de equivocarme, que cualquiera que diga lo contrario es un mentiroso, porque Dios es Dios sobre toda la tierra, y que la luz no tiene miedo de la luz. Esto será ciertamente no siempre de manera inmediata, como a menudo nos gustaría ver pasar esta respuesta milagrosa, pero esperamos a Él, no se diferirá.

Aquél que llevará en efecto aquellos que le siguen a: la culpabilidad, culpabilidad, culpabilidad o la gracia, gracia, es decir la gracia pretendida de Dios, llevará cada uno a la perdición, perdición, perdición del enemigo. Tan cegada que esta persona será ella misma, que transmitirá su ceguera a quienquiera que dará fe a sus palabras.

En otras áreas, por supuesto, fui éste quien dio credibilidad a esos dichos picos de oro, pero como yo no hice excepción a la regla y seguido ''MIS'' dioses en balando, si alguien cae en la ceguera, beberá cada palabra de “SUS” dioses. Encontrará entonces cualquier herejía normal, si se deja seducir por sus tentaciones y no se experimenta las palabras de ellos por la oración sincera delante Dios. Tales hombres, ciegos que son de sus propios pecados, siempre tratarán de compartir con aquellos que los rodean, y si no está el pecado en sí mismo, será por lo menos que el mismo tipo de comportamiento y por lo general en secreto de algún otro. Al amparo de las revelaciones agradables, donde Dios no dije esto de una manera u otra, que no toman todo al pie de la letra, conducirán a quien quiere seguirlos en sus propios caminos y no el de Dios.

Es cierto que la letra mata y el Espíritu da vida, pero permanezcamos atentos a no para excluir el fundamental.

La libertad, la verdadera libertad que Dios quiere dar a cada uno, será NUNCA esta para cometer lo opuesto de su palabra, pero SIEMPRE para descubrir con maravilla que es posible realizar su ley en nuestras vidas con la verdad del corazón en Paz, Alegría, y Amor de nuestro prójimo. Otros, más atraídos por la codicia de los dineros irán a veces hasta mandar nos nuestra propia tarjeta de crédito y los espíritus cegados encontraran eso normal, como hice yo mismo por empréstitos para trasportar MIS dioses (2 Pierre 2-2/3 y 10/14) Pero hubo también falsos profetas en el pueblo, como habrá entre vosotros falsos doctores, que introducirán encubiertamente herejías de perdición, y negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos perdición acelerada. Y muchos seguirán sus disoluciones, por los cuales el camino de la verdad será blasfemado; Y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas, sobre los cuales la condenación ya de largo tiempo no se tarda, y su perdición no se duerme..... /... Y principalmente á aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia é inmundicia, y desprecian la potestad; atrevidos, contumaces, que no temen decir mal de las potestades superiores: Como quiera que los mismos ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor. Mas éstos, diciendo mal de las cosas que no entienden, como bestias brutas, que naturalmente son hechas para presa y destrucción, perecerán en su perdición, Recibiendo el galardón de su injusticia, ya que reputan por delicia poder gozar de deleites cada día. Estos son suciedades y manchas, los cuales comiendo con vosotros, juntamente se recrean en sus errores; Teniendo los ojos llenos de adulterio, y no saben cesar de pecar; cebando las almas inconstantes; teniendo el corazón ejercitado en codicias, siendo hijos de maldición; //

Tal vez no era lo que me había tornado ya, pero lo que iba a tornarme, porque Satanás iba a utilizar esta ceguera hacia los hombres, para que me lleves a aún peor, una ceguera espiritual. Como hablo de estos hombres que pueden utilizar la palabra de Dios para su propia ventaja, me convertí un poco en éste!

Otros que habían caído en este error ante de mí, naturalmente me habían orientado hacia este camino. Se trata del capítulo 5 en la página 62, de estos dos hombres en este gabinete de estudios, quienes hablaban de la salida de su cuerpo, la teoría del maestro y probablemente muchas otras cosas. El trabajo del enemigo sin duda iba a poner un año para empezar, hasta que pude conseguir este primer libro de Lobsang Rampa, que me guiara a un error espiritual profundo y una ceguera aún más importante. Con respecto a la ceguera al pecado, iba a su ritmo, aunque permanecía tan bien moderado comparado con lo que iba a volver a través de estas lecturas que yo había entonces encontrado tan buenas y convincentes. Mientras quedé sólo en los intentos de practicar experiencias un poco "cómicas" de estos nuevos datos espirituales, mi comportamiento externo estuve sólo empeoró no demasiado. Estaba una consecuencia directa de este famoso lazo de voyeurismo y sin duda ya se estaba multiplicado por dos o tres a través de la ceguera, pero en el tiempo que intenté de comunicarse con "el más allá”, se convirtió en demencial. Además, mi comportamiento cambió tan brutalmente, que me hice temer al día siguiente de la muerte de mi padre, como le dije a usted en la primera parte. Había tenido entonces progresión en esta sentencia de Dios que es la ceguera, porque yo había cruzado una apertura adicional los derechos de la influencia del enemigo.

No quiero decir que mis acciones eran previamente insignificantes, porque muchos de éstas ya me habrían valido el mismo problema con la ley que yo iba a tener posteriormente. Lo que era muy pérfido, estaba este arte que tenía el enemigo de convencer me a dar a los otros esta "libertad" cuyo yo pensaba beneficiar yo mismo.

Pienso que es eso que conduce en mayoría, aquél que prefirió cubrir su pecado por la mentira de sus propias aspiraciones, para entrar en sus malas acciones. Cuando se ha ido demasiado lejos en su engaño, por ejemplo para mí adulterio, comenzará a interpretar a su manera la palabra de Dios y confundirá hasta lo que pueda parecer la más evidente a todos dignos de sentido común. Sus bases de valor, son como puesto al revés, que sea o no, cristiano desde mucho tiempo. Tal como fui en este tiempo, no creo en efecto que estas personas serán avaros de novedades espirituales muy convincentes, con un aspecto seductor de revelaciones personales. Yo decía efectivamente cuanto me creía entonces estar equipado espiritualmente para enseñar a mis hijos, y cuantos otros mucho más que ahora me escuchaban además. Mencionábamos ya el sujeto hay unas líneas, no creo usted así que es diferente por el "no convertido" que era, como el "convertidos" mismo si está bautizado del Espíritu. La conversión no es la historia de un día, pero un viaje. Al igual que vimos para los lazos en el capítulo anterior, la ceguera puede afectar a todos aquellos que no quieren dar razón a la palabra de Dios en una parte oculta de sus vidas. Dios, obviamente da la posibilidad a quien es bautizado del Espíritu de ser ayudado en muchas áreas y en particular en lo que respecta las trampas por evitar caer en los lazos. Sin embargo, esto sólo hace que la persona que es bautizada con el Espíritu como más responsables de sus propias malas conductas, si las acepta carnalmente y las consecuencias directas de caer bajo la ira de Dios.

Por lo tanto, si nos fijamos en la ceguera de quien tiene cargo de almas como esposo, padre o pastor, nos percibiríamos que Dios no perderá aquéllos que Él mismo ha confiado a ellos, para proteger "su honor" o una obra que parece en nada a Él. Dios será siendo fiel a aquellos que perseveraran en la búsqueda de su voluntad, incluso si aquellos son sólo "simples poco cristianos." Tienen más valor en sus ojos que aquellos que hablan de Él con grandilocuencia, pero cuyos frutos permanecen carnales. ¿Si un padre abusa de su hija, una madre mártires de su niño, no tendrán problemas uno y el otro con la justicia civil, si aprende eso?  ¿Dios que ve todo, sabe todo, oye todo, debería entonces hacer la vista gorda y dejar perder a sus propios hijos verdaderos y sinceros para salvar un “par” una “familia”, una “obra”? ¿La justicia de los hombres sería vuelta más justo que Dios Se mismo?

¿Encontraría usted eso normal, incluso de un padre terrenal? ¡No! No lo creo! Si algunos que siguen estos conductores por su propia voluntad como es el caso de todas las sectas, a veces ellos mismos cegados por sus propias tendencias malas, ciertamente Dios dejara hacer aquellos que se estarán dejados seducir por el pecado. Pero si las personas que reciben enseñanzas falsas son verdaderos, sinceros y quieren resistir a la tentación del pecado, entonces, de alguna manera, que no es siempre el mismo, Dios actuará, lo aseguro a usted. Si no fuera así, ya no sería más mi Dios, les aseguro, pero también espero más el suyo.

Para que nadie confunda el perdón que debe conceder a los pecadores, que, sin embargo, aclaro que debemos ver en esto, la condena sistemática que podría ocurrirle a cualquiera, es sería la izquierda tomar la trampa de vez en cuando la tentación al pecado. Incluso si él es convertido. ¿No se dice en realidad en (Mateo 18-21/22)? Entonces Pedro, llegándose á él, dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré á mi hermano que pecare contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dice: No te digo hasta siete, mas aun hasta setenta veces siete.//

Este pasaje es claro, para aquellos que de vez en cuando cae en pecado, aun cuando este pecado se perpetuará un poco, por supuesto eso impedirá nunca nosotros de perdonar a la persona y poner otra vez nuestra confianza en él. Cierto que permaneceremos vigilantes para no dar motivo por error, en cuanto a cada uno pero no más. El perdón en nuestros corazones sin embargo, debe ir tan bien por uno como el otro "simple cristiano" o "gran siervo de Dios". No, lo aseguro a usted, Dios hace acepción de persona, y somos absolutamente iguales ante él. Hay que el humano a creer se superior!

¿Pero para aquél que se sería dejado seducir por el pecado y presuntamente fue golpeado con ceguera, para aquél que hubiera dado muchas enseñanzas falsas, hasta establecer verdaderas sectas, por éste, cómo debemos actuar? ¿Deberemos rechazarlo, condenarlo, arrastrarlo por los suelos? ¡SOBRE TODO NO! Deberemos sin duda a juzgar sus actos, sus enseñanzas y rechazarlas. También deberemos denunciar todos sus actos y palabras a cualquiera que pregunta el por qué. Deberemos advertirle todavía o al menos intentar hacerlo tantas veces como esto será posible si estamos cercanos de él. Luego, si él no nos recibe, nos veremos obligados a no garantizar sus palabras, pero sin que nosotros mismos cerremos la puerta al diálogo y su arrepentimiento. Debemos juzgar las enseñanzas, las palabras y los actos, pero nunca debemos juzgar al hombre porque si no cerramos la puerta de Dios. Nuestras propias palabras entonces se convierten en palabras de maldición, mientras que nosotros estamos llamados a la bendición.

(1 Corintios 10-12) Así que, el que piensa estar firme, mire no caiga.//

(Mateo 7-1/5) NO juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán á medir. Y ¿por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu ojo? O ¿cómo dirás á tu hermano: Espera, echaré de tu ojo la mota, y he aquí la viga en tu ojo? Hipócrita! echa primero la viga de tu ojo, y entonces mirarás en echar la mota del ojo de tu hermano.//

¿Cómo podremos nos mantenemos firmes en la adversidad frente al enemigo de nuestras almas, si actuamos al opuesto de nuestro Señor? Debemos tener compasión de todos, incluso el pecador más grande, y si nos encontramos con que no lo tenemos, debemos preguntar a nuestro Señor lo qué le impide que dárselo a nosotros. Aquí es nuestra viga! Por supuesto no recibiremos las palabras de estas personas como procedente de Dios, pero ellos, no rechazaremos ellos, ni sus víctimas evidentemente.

¿Quizás tendrá entonces una secuela? Que sean simples cristianos o «grandes siervos de Dios», usarán lo que está en su alcance, para enredar a otros en su propio pecado, pero también para no reconocer lo totalmente. Así sucesivamente el día donde todo se derrumbará por muchas razones a su alrededor, mientras ellos no reconocerán que es su propio pecado que destruyó todo a su alrededor, estarán dando razón aunque sea un poquito a su propia dimensión de pecado. Expresemos a ellos del amor, compasión, pero no les sigamos en sus palabras. Ellos tratarán nosotros de religiosos perdidos o falsos doctores y todos los nombres de pájaros, pero no importa, esos se jactarán otra vez y siempre ser libre, como yo lo hice también en otra etapa. Pero Satanás tendrá los mismos derechos sobre ellos, que sobre aquellos que le seguirán voluntariamente. Todo el mundo en realidad sigue siendo maestro de su vida, así como en cuanto a pecar o no pecar.

Puedo asegurarle una vez más que lo mismo le ocurre para el cristiano bautizado del Espíritu que para cualquier otro, porque hice la triste experiencia. Afortunadamente tuvo para mí de triste sólo los conflictos que surgieron de este contexto entre Marie-Claude y yo. Trajeron sin embargo un montón de sufrimiento en nuestra familia y particularmente profundas heridas en Marie-Claude. Gracias a Dios una vez no es costumbre, acepté del Señor un poco de pertinencia.

No quiero decir por allí que he ganado la corona, porque aunque reconozco que mi camino está el bueno, no me creo llegado hasta el final.

No sé exactamente cuánto tiempo después de mi conversión, unos seis años, hay por lo tanto hace aproximadamente nueve años, yo no tenía aún no capitulado antes de Dios, en comparación con algunas de mis tentaciones siempre sujetas a este mismo lazo de voyeurismo. No era sin duda más al primer grado como en el pasado cuando se manifestó el más, ni siquiera en condiciones idénticas a la primera vez. No, de lo contrario y es bien allí lo más pernicioso. Esta es la razón por qué al principio de nuestra conversión y el bautismo en el Espíritu Santo, el enemigo suelta suficiente lastre, esperando pacientemente el momento en el cual tirará el otro extremo de la cuerda firmemente. Insidiosamente viene en algunos entendimientos, en algunas luchas externas mal administradas, o situaciones en las que tenemos la presunción de ser les más libres, para extirpar a nosotros unas aberturas. Formará de nuevo gradualmente su telaraña para conducir nos algún día a un verdadero pecado que negaremos, confundiendo nuestra lucha para prescindir de esta vida y nuestra aceptación del pecado él mismo. Así en los primeros días que capitulé a la tentación por ejemplo, miré furtivamente en el escote de la mujer, me defendiendo de esta actitud, porque yo estaba luchando contra. Desde estos primeros pecados mal administrados, que sea una persona  bautizada del Espíritu u otra, Satanás ha recuperado todos sus derechos. No necesito decir a usted que será capaz de esperar pacientemente su hora, a veces durante muchos años más tarde, para que seamos realmente arrastrado en el lodo, en el día donde la tentación nos llevará hasta la ira de Dios en la ceguera.

Lo hará con la esperanza de que muchos estén capacitados para hundir a sí mismos ante Dios, aunque sólo sea en la propagación y la exageración de los hechos, que llevarán ellos a la condenación no del pecado, pero del pecador. Allí donde Él pudo dar algunos a la alegría del corazón en relación a mí, fue precisamente en las zonas donde yo estaba pensado tan libre, principalmente vis à vis de Marie-Claude, pero también donde Él podía llegar a la mayoría de nuestro entorno. Ciertamente entiende usted en contorno, sin que entre en los detalles reales sin valor.

Por suerte para nosotros, Dios hizo para Marie-Claude, como se indica en: (Ezequiel 3-8/9): He aquí he hecho yo tu rostro fuerte contra los rostros de ellos, y tu frente fuerte contra su frente. Como diamante, más fuerte que pedernal he hecho tu frente; no los temas, ni tengas miedo delante de ellos, porque es casa rebelde. //

Un día llegamos a la catástrofe, yo había ido demasiado lejos, que llegué al punto de no retorno. Marie-Claude me dejaba. Sí, me debí ir hasta allá! Pero entonces comprendí; Yo totalmente realizo y confesó ante Dios que fue mi pecado que nos había traído hasta esta etapa, y Marie-Claude fue absolutamente para nada en eso. Probablemente no era perfecta, pero su imperfección no tenía absolutamente nada que ver con nuestra desunión. Fue MI pecado que fue la causa, el endurecimiento de MI corazón al pecado, que era la única razón. Consideré entonces como la justicia de Dios lo que me pasó, aunque fui entonces el más desafortunado de los hombres. Yo tenía lo que merecía y nadie me haría acusar a Marie-Claude después de nuestro divorcio. Yo me sometí completamente a la justicia de Dios. Porque nos casamos ante Él. Por protección de Marie-Claude, Dios había vetado nuestra Unión, y yo lo reconocía como justicia.

Tal vez algunos de ustedes, se pregunta la cuestión, si no estoy descarrilando. ¿Dios ahora se convertiría en el Dios del divorcio? Por supuesto que no, porque la palabra de Dios es clara en (Mateo 19 7/9): Dicen le: ¿Por qué, pues, Moisés mandó dar carta de divorcio, y repudiarla? Dice les: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar á vuestras mujeres: mas al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudiare á su mujer, si no fuere por causa de fornicación, y se casare con otra, adultera: y el que se casare con la repudiada, adultera.//

Dios es absolutamente opuesto al divorcio, pero nos dio la posibilidad a través de la ley debido a la dureza de nuestro corazón, nuestro endurecimiento al pecado. ¿Cree usted que hay algunas diferencias ahora? Claro que no! Dios es el mismo, ayer, hoy y siempre! ¿Si Él ha sabido por allí, proteger a la mujer de algunos excesos del marido cuando ella no ceder a ciertas disoluciones o incluso a veces actos contra natura, o incluso porque se escapaba molida de golpes, no cree usted que se encargará de ella todavía ahora, frente a los esposos bautizados con el Espíritu? ¿En su toda conciencia, que lo encontraría normal? Obviamente puede ir en la dirección opuesta, que Dios protege al hombre de la mujer, especialmente en el adulterio, porque esto significa ser dos, pero miremos a nosotros mismos antes de incriminar a otros.

Dios hace así por cada uno, bautizado por el Espíritu o no, simple Cristiano o "gran siervo de Dios" al cual a veces ha dado la carga de muchas almas! No hay ningún privilegio delante de Dios, y esto no es un cuento Antiguo o Nuevo Testamento. Encontramos en efecto en la Biblia Thompson 1, eso que el comentarista traducción llama acertadamente: "La ceguera de la gente". (Jeremías 8-1/13) En aquel tiempo, dice Jehová, sacarán los huesos de los reyes de Judá, y los huesos de sus príncipes, y los huesos de los sacerdotes, y los huesos de los profetas, y los huesos de los moradores de Jerusalén, fuera de sus sepulcros; Y los esparcirán al sol, y á la luna, y á todo el ejército del cielo, á quien amaron, y á quienes sirvieron, y en pos de quienes anduvieron, y á quienes preguntaron, y á quienes se encorvaron. No serán recogidos, ni enterrados: serán por muladar sobre la Y escogerá se la muerte antes que la vida por todo el resto que quedare de esta mala generación, en todos los lugares á donde los arrojaré yo á los que quedaren, dice Jehová de los ejércitos.

Les dirás asimismo: Así ha dicho Jehová: ¿El que cae, no se levanta? ¿el que se desvía, no torna á camino?

¿Por qué es este pueblo de Jerusalén rebelde con rebeldía perpetua? Abrazaron el engaño, no han querido volverse.

Escuché y oí; no hablan derecho, no hay hombre que se arrepienta de su mal, diciendo: ¿Qué he hecho? Cada cual se volvió á su carrera, como caballo que arremete con ímpetu á la batalla.

Aun la cigüeña en el cielo conoce su tiempo, y la tórtola y la grulla y la golondrina guardan el tiempo de su venida; mas mi pueblo no conoce el juicio de Jehová.

¿Cómo decís: Nosotros somos sabios, y la ley de Jehová es con nosotros? Ciertamente, he aquí que en vano se cortó la pluma, por demás fueron los escribas.

Los sabios se avergonzaron, espantaron se y fueron presos: he aquí que aborrecieron la palabra de Jehová; ¿y qué sabiduría tienen?

Por tanto daré á otros sus mujeres, y sus heredades á quien las posea: porque desde el chico hasta el grande cada uno sigue la avaricia, desde el profeta hasta el sacerdote todos hacen engaño.

Y curaron el quebrantamiento de la hija de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz.

¿Han se avergonzado de haber hecho abominación? Por cierto no se han corrido de vergüenza, ni supieron avergonzarse; caerán por tanto entre los que cayeren, cuando los visitaré: caerán, dice Jehová.

Cortaré los de por junto, dice Jehová. No habrá uvas en la vid, ni higos en la higuera, y caerá se la hoja; y lo que les he dado pasará de ellos.//

 

1. Biblia Thompson: La Biblia es la misma versión que se utiliza a lo largo de este libro, es un llamado Louis Segon versión revisada. Sólo la cadena de referencias se basa en las escrituras y preparaciones del profesor Frank Charles Thompson.

 

¿Ve usted en esto hasta dónde puede ir la ceguera? Hasta la ira de Dios! Incluso y especialmente hacia aquellos que Le sirven.

En este tiempo donde Marie-Claude había tomado la decisión irrevocable de divorcio, me di cuenta en mi corazón cómo la justicia de Dios era la justicia, como la sanción de Dios era merecida, cómo acepté su soberanía y creo que fue por esto que Dios levantó su veto contra mí. Esto ciertamente no es su voluntad para llevarnos a situaciones como el divorcio u otras circunstancias similares. ¿Si Le ponemos sin embargo frente a la dureza de nuestros corazones y no desean rendirse antes de Él, no dejará perder se nuestro entorno para dar beneficio a nuestro pecado? ¡No! La palabra de Jesús que acabamos de Lee en Mateo 19 8 los aspectos más destacados perfectamente: que está debido a la dureza de nuestros corazones! Esto todavía podría traducir se por: Es por causa de nuestro endurecimiento a preferir el pecado, en lugar de hacer la voluntad de Dios, es decir lo que es bueno para nosotros.

En lo que a mí me concierne yo había aceptado su soberanía, había levantó su veto y sólo a este momento me mostró este lazo de voyeurismo. ¿Todo se volvió todo perfecto para mí?

Como ya he dicho en los capítulos anteriores, un hito se cumplió, que me llevaría a la victoria sobre este espíritu. Lo de que estoy seguro, es que a pesar de todas las advertencias anteriores, si este día allí yo no hubiera aceptado la soberanía total de Dios, no dejando toda libertad a Dios, su sentencia habría sido así para mí un segundo divorcio. A riesgo de repetirme, considero ante Dios, que eso habría sido una sentencia bien merecida, porque una protección también para Marie-Claude, quien no podía soportar más. ¿Si Dios no lo había permitido, prefiriendo a tener consideración de mí en lugar de la preservación del alma de mi esposa, cómo ahora que tengo entendido, yo podría aceptar mi Dios como protector? ¿Cómo yo podría todavía tener confianza en él para guiarme en mi camino, protegerme de mis propios errores, para protegerme de los errores que otros podrían atraer me tan bien como todos los míos? Nadie hace excepción ante Dios, ama a cada uno, pero hace ningún favoritismo, rico o pobres, grandes o pequeños, blancos o de colores, jóvenes o viejos, todos somos iguales ante él, él nos ama a todos de un mismo amor.

Vimos la gangrena, ahora vamos a ver si se puede tener curación. Si es normal de alimentar esperanzas para la persona que está tan golpeada de ceguera, debido a todas sus transgresiones.

El Señor deberá probablemente dejar hacer muchas difíciles circunstancias por esta persona, con la esperanza de que algún día consciente que ella no puede ir más abajo. Sin duda, empezará a entender después de haber acusado y hecho condenar muchos otros, que a pesar de todo, lucha contra cualquier algo que es más fuerte que ella. Tal vez algún día ocurrirá un disparador, y es la esperanza del Señor. ¿Será ella en el mismo estado de ánimo que yo estaba en este mes de mayo de 1988, cuando acepté de seguir los preceptos de Dios, reconociendo los míos como error? ¿Hará esta persona que en el mismo marco de la mente como lo fue en este mes de mayo de 1988, que acepté con convicción para descubrir los preceptos reales de Dios? ¿No fue este el caso del hijo pródigo, agotada para ya no tener sólo unos pocos frijol, había regresado hacia su padre? Dios dijo entonces, como dirá también a sus siervos en ese día, Traigan la mejor ropa y lo ponga a él; ponga a él un anillo en su dedo y sandalias en sus pies.

Traigan el becerro gordo y maten lo. Comamos y regocijemos nos; Porque mi hijo que aquí está había muerto y lo ha vuelto a la vida; Se había perdido y está encontrado. Y "empezaron" a regocijarse.

No es sin embargo sólo bajo la nueva alianza que podemos ver esto, el profeta Ezequiel, en otros términos, lo dijo ya (Ezequiel 18-20/24): El alma que pecare, esa morirá. El hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.

Mas si el impío se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todas mis estatutos, e hiciere juicio y justicia, de cierto vivirá; no morirá. Todas sus rebeliones que cometió, no le serán recordadas; en su justicia que hizo vivirá. ¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?

Mas si el justo se apartare de su justicia, y cometiere maldad, e hiciere conforme a todas las abominaciones que el impío hizo; ¿vivirá él? Ninguna de las justicias que hizo le serán recordadas; por su rebelión con que prevaricó, y por su pecado que cometió, por ello morirá.//

Creo que todo esto no necesito un comentario, porque estaremos prendidos tal que vamos a ser encontrados, porque recordemos que no sabemos a qué hora de la noche el Señor vendrá para nosotros.

Que seamos “grandes servidores” o que llegamos sólo a la vida cristiana, no debemos olvidar que tenemos que trabajar a nuestra salvación mientras hay tiempo aún. Creo efectivamente que aquéllos que estarán en la situación que vamos a ver en estos que pocos últimos versos serán mucho decepcionados en ese momento.

(Mateo 7-21/23) y (Lucas 13-28/30) No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad... /... Allí será el lloro y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, y a Isaac, y a Jacob, y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros excluidos. Y vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Y he aquí, hay postreros que serán primeros; y primeros que serán postreros.//

Seamos atentos, aún hay tiempo para todo el mundo a gustar a la verdadera libertad! Que Dios bendiga usted!

Arriba Arriba Arriba

Esta obra no puede ser objeto de ningún comercio. Se ofrece gratuitamente e informador por la Asociación

CHRETIENS DE L’ESPOIR, 2 Impasse Saint Jean – 26110 – VINSOBRES - France.

Tel. (33) 0954705737 – cristianos.esperanza@free.fr – Telex : (33) 0959705737 - Siret N° 444 684 427 00016

Inicio de este libro  Capítulo siguiente Arriba
Capítulo siguiente